Análisis Yaiba Ninja Gaiden Z

En esta ocasión keiji Inafune, nos presenta una nueva entrega de serie B, Yaiba: Ninja Gaiden Z. Un spin off de Ninja Gaiden, con un estilo gráfico y colores muy llamativos al puro estilo Cel Shading. Es un juego lleno de acción, muy sangriento y con humor soez a borbotones.
En este título de la saga, nos pondremos a manos de Yaiba kamikaze, un ninja de lo más sádico. Desterrado de su clan, se dedica y disfruta destripando y descuartizando todo lo que le sale al paso hasta que se encuentra con Ryu, miembro del clan Hayabusa (que como ya sabéis es el protagonista de las otras entregas de Ninja Gaiden) y luchan en un combate a muerte en el que Ryu acaba con su vida de un sablazo. Una corporación con un oscuro plan a sus espaldas, le reconstruye cibernéticamente las partes afectadas, le resucitan y le guían para que se pueda vengar de Hayabusa. A su vez la historia transcurre mientras una plaga mundial de zombis invade las calles. Nuestro ciborg-samurai, descubrirá el origen de la infección e intentará destruir todo y a todos los diferentes enemigos que se cruzan en su camino.

Para enfrentarnos a nuestros contrincantes, aparte de disponer de la gran velocidad de nuestro personaje, tendremos diferentes armas como la espada desalmada, katana que llevaba antes de morir y que se le rompe en pleno combate con Ryu Hayabusa, es la arma más rápida de todas aunque su nivel de daño es intermedio. El ciberbrazo, implantado tras su muerte, es un puño un poco lento pero con un poder de destrucción importante, y por último el mangual, que es una cadena extensible de su puño con poca fuerza pero que ayuda a detener a una multitud numerosa de adversarios. Algunos de los monstruos de los que mataras tras un combo final coreografiado, les arrancaras una parte de su cuerpo que podrás utilizar también como arma secundaria, con una durabilidad limitada de golpes.
Mientras avanzamos de forma directa, ya que en los diferentes escenarios solo existe un solo camino, encontraremos fragmentos repartidos y algunos escondidos que nos ayudaran a incrementar la salud, a saber más de la historia de los personajes, la resistencia a los ataques rivales eléctricos, de fuego y de bilis. Mediante puntos de mejora que te ira dando el juego según la puntuación personal obtenida, también tendrás la posibilidad de mejorar las armas y aprender nuevos y diferentes ataques.
A veces, encontraremos zombis despistados con un signo de exclamación sobre sus cabezas, los que podrás recoger con tu mangual y utilizar para seguir avanzando y abrirnos camino, quemando escombros o maderas, activando generadores eléctricos, e inclusos ponerlos al volante de diferentes vehículos.

Dispone de una duración muy escueta, de seis o siete horas de jugabilidad con tres niveles distintos de dificultad y con tan solo un total de 7 capítulos, aunque siempre puedes repetir las diferentes fases para mejorar tu puntuación personal. La banda sonora que nos acompaña durante todo el juego, como en la gran mayoría de este género, es realmente cañera y anima a seguir y seguir machacando botones.
En conclusión, es un juego ideal para los amantes del género hack and slash, cargado de acción, violencia y de chistes zafios. No es un título con gran historia de capacidad argumental e innovador pero eso si nos ara pasar una buena tarde.

About

Categories: videojuegos