Battle for Wesnoth

Es muy habitual oir por ahí que los videojuegos de software libre son cutres, poco atractivos, que la mayoría se limitan a imitar a juegos comerciales de éxito. Battle for Wesnoth debería callar muchas bocas.

No os voy a engañar: a muchos no os va a gustar. El estilo de este juego no se parece a la mayoría de juegos de estrategia de hoy día, sino a los clásicos juegos por turnos con dibujos en 2D como Warlords o Heroes of Might and Magic o el hiperclácico Sid Meier’s Civilization.

Es a los que nos gustaron estos juegos, o en general a aquellos que los gráficos les importan menos que la jugabilidad, a los que nos encanta este juego.

La mecánica es sencilla: como en una partida de ajedrez tenemos un tablero y una serie de unidades con distintas capacidades de movimiento. Después de ejecutar nuestros movimientos pasamos el turno y el rival hace lo propio.
Pero sería engañoso pensar que esta mecánica es pobre. Cada unidad tiene distintas armas y capacidades de resistencia, y sólo ejecutando una estrategia inteligente podemos hacer que la caballería enemiga se tope con un muro de lanzas para acto seguido descubrir que los bosques circundantes ocultaban una emboscada de arqueros!

En los juegos por turnos prima el pensamiento táctico, en oposición a los juegos modernos en tiempo real donde tienes pocos segundos pare decidir y al final acabas “seleccionando a todos y apuntando al enemigo más gordo” por ser esta una estrategia equilibrada entre efectividad y rapidez de ejecución.

4278833134_112aaf40a5

Y es en esta característica donde Battle for Wesnoth se lleva la palma. La riqueza del sistema de combate no parece tener límites: se distinguen las armas perforantes(lanza, flecha) de las cortantes(espada), las contundentes (martillo) o las especiales (magia, fuego). Siendo brutalmente distinto atacar a un no-muerto con flechas o con flechas incendiarias, como cabría esperar en un escenario realista.

El azar juega un papel predominante, teniendo todos los ataques una probabilidad de fallar. Es ahí donde radica la verdadera dificultad: lograr cuadrar tus filas de modo que todas las unidades más efectivas(y caras) puedan entrar en combate sin verse acorraladas por enemigos fuera de la formación, quedando entonces irremediablemente perdidas. También es necesaria la inteligencia defensiva, como cortar la retirada al enemigo de forma que no pueda hacerse fuerte en las montañas donde es muy difícil alcanzarlo con un golpe.

La suerte puede parecer cruel, pero es también una componente extremadamente emocionante: ver un soldado al borde de la muerte esquivar una y otra vez ataques que podrían dejarlo seco de un golpe es una experiencia poco frecuente pero que cuando ocurre te hace llegar a amar un poquito a ese condenado saco de píxels.

Y hablando de montañas, ¿he dicho ya que el terreno juega un papel crucial? Cualquier infantería puede vadear un río, pero en el agua su defensa cae a sólo el 20% lo que se traduce en que una pequeña fuerza debidamente atrincherada en la otra orilla puede contener oleadas de enemigos. Obviamente los elfos pueden hacer lo propio con los lindes del bosque, donde su defensa es enorme, al igual que los enanos al pie de una montaña.

La otra gran baza de este juego radica en el hecho de ser software libre: cualguiera puede generar contenido nuevo. Y existe una comunidad de usuarios que realmente lo hace. Prácticamente todo puede ser descargado: mapas, unidades, edades, campañas enteras…

Ah si! Las campañas. Que seria de los juegos de estrategia sin ese modo en que el objetivo no es sólo vencer al bando opuesto sino tomar determinado castillo, salvar a determinado prisionero, cruzar un determinado río… Los escenarios se suceden siguiendo un argumento rico en matices donde ninguna batalla es igual que la anterior. La campaña es la máxima expresión de un juego de estrategia, sólo en ella el narrador puede ponernos en la piel de un ladrón que deberá colarse en un castillo en mitad de un asedio a robar una reliquia, teniendo que abrirse paso en medio del caos abriendo cabezas de asaltantes y defensores por igual.

¡Como no va a ser bueno un juego que trae de serie más de veinte de éstas pequeñas joyas narrativas! ¿y si encima os contara que existen muchas más con solo pulsar “get Extensions” en el menú inicial?

Battle for Wesnoth es en definitiva, y a excepción de los amantes de los gráficos modernos, un juego sublime que demuestra que el SW libre puede dar productos de una calidad excepcional.

NOTA: todas las imágenes de este post han sido tomadas de la galería de la web oficial del juego. El hecho de que estén replicadas en mi cuenta de flickr solo sirve a efectos de mirror para evitar el hotlinking. La autoría y derechos pertenecen a sus respectivos dentro de la comunidad de Battle for Wesnoth

About

Categories: Curiosidades