Category Archives: juegos accion
Análisis de Batman: Arkham Origins

Sobre la mesa todas las piezas encajan, tenemos una ciudad modelada, a los villanos que la pueblan, las animaciones y las dinámicas listas. También tenemos al héroe, a sus herramientas y habilidades. Pero sobre todo, tenemos una base sobre la que construir la tercera entrega de una serie que se ha ganado el nombre a pulso. Algo así debieron de pensar en Warner cuando se encontraron con una Rocksteady que se bajaba del carro a no ser que la esperaran hasta 2013. No estaban dispuestos a ceder, la franquicia debía morir con la generación. Además, pocas veces un equipo tendrá la suerte de trabajar con algo tan sólido como en esta ocasión. No debería de ser un problema construir un producto que esté, al menos, a la altura de sus predecesores. Con el tiempo llegaron malas noticias como la desvinculación de Paul Dini como guionista, o la de Mark Hamill como actor de doblaje de Joker. Pero el proyecto tenía que seguír adelante, sí o sí, y el peso de la responsabilidad recaía sobre Warner Montréal, que ya había tratado con la versión de Batman: Arkham City para Wii U.

El guion no obedece al arco de un cómic en concreto, picotea aquí y allá de los clásicos autoconclusivos sobre el origen de Batman, que es el planteamiento desde el que parte la historia. Las obras de Miller y Moore se dejan ver en alguna ocasión, incrustadas con más o menos gracia en un guion que no destaca por su originalidad. Volver a revivir los instantes traumáticos del Bruce Wayne niño presenciando la muerte de sus padres o las riñas iniciales entre Alfred y el Caballero Oscuro acaba aburriendo y molestando a la vigésimoquinta vez, más aún sabiendo que tienen acceso a un universo tan rico como es el de Batman, en el que existen tantas tramas bien hiladas entre las que poder escoger. Algo más selectos han sido a la hora de escoger a los villanos a los que nos enfrentamos. Una selección de algunos de los que menos imprenta han tenido en el recorrido del caballero negro, con la curiosa transmutación de Copperhead (un hombre-serpiente en cualquier historieta en la que aparece) en una prototípica villana con curvas que recuerda más a Catwoman que al enemigo que encarna, y la de Alfred, nuestro otrora carismático mayordomo en un traficante cubano genérico de Scarface.

Aún así, en principio, no todo está perdido. La historia puede ser recurrente y los villanos no tan carismáticos como nos gustaría, pero el juego en acción puede ser una experiencia satisfactoria. O no. Volver a ponerse los guantes de héroe cuesta algo de trabajo. Hay que recordar muchas cosas, y que el juego dé por supuesto que lo haces es un error de los de catálogo. Desde el minuto uno nos encontramos con un Batman equipado hasta los dientes con unos cacharros que no se nos enseñan a usar como es debido. Algo que nos lleva a cuestionarnos por qué se nos da casi todo el equipamiento desde el principio, cuando uno de los mayores alicientes en un juego con un alto grado de exploración como es éste, es desbloquear poco a poco las herramientas que nos dan acceso a partes del mapa a las que no podríamos acceder sin ellas. La única razón que encuentro es el querer dar más libertad de acción al jugador desde un primer momento, y poder empezar a explotar el sistema de coleccionables implementado. El problema en este caso es que como jugador no tengo muy claro qué debería de hacer, ni cual es la importancia de cada una de las acciones que puedo llevar a cabo.

Origins revoluciona la mecánica del coleccionable introduciendo el metacoleccionable, objetivos que desbloquearán más objetivos aún. Como bombas racimo llenas de bombas racimo. El mayor culpable de esto es Enigma, que ha vuelto a sembrar la ciudad con sus acertijos, pero no esperéis la brillantez de los puzles que vimos en Asylum y City. Nos encontramos ante el Enigma becario, muy por debajo de las habilidades de su yo del futuro. En la mayor parte de las ocasiones las soluciones son tan evidentes que acabarán haciendo que nos preguntemos por qué perdemos el tiempo resolviéndolos, y qué ganamos una vez los completemos. Afortunadamente el resto de misiones secundarias aportan mucho más, destacando las investigaciones sobre el campo, que se llevan el minipunto a la innovación del juego. Incomprensiblemente éstas llegan hacia el final del juego, bastante tarde, aunque abren un abanico de alternativas que nos hacen seguir con más fuerzas.

Fuerzas que flaquearan de nuevo paulatinamente. Al parecer la práctica totalidad de los ajustes realizados en las mecánicas que hereda Origins han salido escaldadas. El ritmo en los combates se ha roto, los enemigos no dejan espacio a nuestros dedos para que decidan qué combo usar y se abalanzan sobre nosotros sin dejar espacio a la libertad de elección. Y aunque conserven la misma esencia, esas luchas que tanto disfruté y que parecián orquestadas se han quedado en otra parte. Pero hay muchas más cosas que se han quedado en el limbo: extrañas cornisas no homologadas para nuestro batgancho, conversaciones que se repiten una y otra vez, diálogos de un mismo personaje que se superponen y otras tantas más que restarán credibilidad a la ambientación poco a poco.

Muchos dirán que no hay que evaluar un juego basado como parte de una Leer el resto

Análisis de Killzone: Shadow Fall

Creo que, por méritos propios, Killzone consiguió en su día convertirse en una franquicia totalmente irrelevante para mí y para otros cuantos miles. En mi caso, supongo que sería aquella segunda parte la que me apartó de la saga tras saborear lo insulso de su campaña, pero sea como sea, a día de hoy me cuesta creer que ésta es la marca en la que Sony deposita su confianza para vendernos su nueva plataforma, al menos, en sus primeros meses. Ante todo, vaya por delante que a mí este nombre no me vende absolutamente nada de momento. Sin embargo, a veces me dan impulsos bastante locos y aquí estoy, escribiendo sobre Killzone tras haberse convertido en la saga con la que arrancó mi periplo en la nueva generación y, ojo, con una percepción de la franquicia bastante más positiva de la que tenía en un principio. Casi nada.

Partiendo de la hegemonía de otros FPS en el terreno multijugador, Shadow Fall parece luchar por pulir su trama y darle toda la importancia que otros le relegan. Quiere que nos enredemos en su historia (seamos más fieles o no a la línea argumental), que nos rindamos a su poderío técnico y ofrecer, ante todo, variedad. Y, narices, no hace especialmente mal ninguna de estas tres cosas. Pese a un arranque que se me antoja bastante lento, el nuevo Killzone anhela no aburrir al jugador, no repetir objetivos en exceso ni la forma de entender los tiroteos. Hay momentos tácticos, donde se castiga al jugador que no planifica antes de avanzar y se genera cierta sensación de vulnerabilidad, así como ciertos capítulos donde el “rambismo” hace acto de presencia. Los escenarios, la atmósfera y la sensación de ir en grupo o en solitario varían imprevisiblemente de un momento a otro. Una virtud que a día de doy se agradece tremendamente y que se sabe dosificar en tiempo y cantidad. Bravo, porque la campaña se hace ligera en sus, más o menos, diez horas de juego.

De lo que no estoy tan seguro es de hasta qué punto intenta hacer algo nuevo en ese mejunje de variedades. Es algo que intenta, desde luego, aunque con demasiada timidez. El uso del Búho, un droide que nos acompaña en casi todo momento, cambia la dinámica de juego e intenta poner espacio entre Shadow Fall y el resto de FPS. Y sí, la idea y sus posibilidades son enormes, sin embargo, a veces se echa en falta que el diseño de niveles se adapte mejor a su uso, dándole un mayor peso y dinamizando los enfrentamientos. A esta novedad se le suma la ocurrencia de usar a un segundo personaje de forma remota, ordenándole a quién acribillar mientras vamos abriéndonos paso de forma paralela. Otro inteligente intento que apuesta por la originalidad pero al que le falta cierta profundidad para no quedarse en lo anecdótico. Aún así, está claro que no quiere jugársela planteando un nuevo paradigma en los shooter y se aleja de las arenas movedizas: va a lo seguro, es decir, a ofrecernos lo que la mayoría da de mejor o peor forma. Una lástima, porque al final uno sabe que el último Killzone termina pecando de genérico, pese a ser consciente de sus buenas ideas y de sus grandes momentos. Una oportunidad perdida por haberse quedado rascando en la superficie.

Pero más allá de la experiencia individual, el juego quiere venderse por su faceta multijugador. Y aquí hay algo que debemos tener claro desde el principio: por el motivo que sea, algo importante que nos prometían se incumple. Aunque aseguraban que disfrutaríamos de 60 fps constantes en este modo, la verdad es que esto no es así y esa inestabilidad acaba notándose en el mando, por lo que una de las grandes promesas del online se difumina. Por lo demás, Guerrilla ha hecho los deberes en lo que respecta a la profundidad de las clases, en la variedad del armamento, habilidades y tipos de juego. Estamos ante unos modos competitivos especialmente profundos, donde Shadow Fall se empeña en la importancia de la colaboración y el pensamiento táctico, yendo más allá del “yo contra el mundo”. Posiblemente estemos ante un online robusto, inteligente y con capacidad de mantenernos en el asiento por mucho tiempo, pero por desgracia (y como suele ser habitual) aún le falta cierta personalidad y algo de gracia para que prefiramos jugar a este multijugador que al de otros shooter. Desde mi punto de vista, quizá necesite algo de agilidad en el control para no hacerme sentir que manejo a un soldado de 200 kilos pero, aún con esas, las posibilidades de este modo se me antojan más que suficientes, aunque, seguramente, no vuelva a jugar pasadas un par de semanas.

¿Cumple como carta de presentación para que conozcamos las posibilidades de PlayStation 4? Bueno, yo diría que es un título más o menos digno para estrenar la consola pero Sony podría haber apostado mucho más alto. Desconociendo los recursos que Guerrilla ha podido volcar sobre este juego, está claro que estamos ante un trabajo que nos adelanta las posibilidades de la nueva generación en aspectos como la iluminación, las texturas y, sobre todo, en términos de resolución. Sin embargo, a Shadow Fall le falta estabilidad y se sufren caídas por debajo de los 60 fps en su campaña que se traducen en cierta incomodidad. El uso que le da Leer el resto

En el E3 podría confirmarse la versión PC para GTA V

La versión para de PC de Grand Theft Auto V lleva en boca de muchos durante los últimos meses, pero nunca ha llegado a convertirse en realidad, ya que la propia Rockstar parece no estar por la labor.

Pero por algún motivo inesperado, esta versión siempre ha sido listada por distintas cadenas de tiendas y al parecer finalmente el E3 de Los Ángeles va a ser su escenario elegido para hacerse pública. Ya que el título aparece listado en uno de los sitios oficiales del evento como juego de PS3, Xbox 360 y PC.

Por otro lado, hemos de decir que se desconoce si se trata de un error o una filtración. Toca a esperar a la celebración de la feria para salir de dudas.

gta v Leer el resto

Repasamos las sagas que más de moda están ahora: Saints Row y GTA

Saints Row
Saints Row es una saga que pertenece a esta generación actual que parece pronto va a acabar, apareció allá por el año 2006  soportando numerosas críticas puesto que se apuntaba que era una copia del tan famoso GTA San Andreas (PS2 y Xbox). La verdad es que en mi opinión Saints Row es entretenido, pero tiene el handicap que al no estar traducido al castellano, si no tienes un alto nivel de inglés te pierdes muchos detalles interesantes así como chascarrillos, chistes, etc…
El final del verano de 2008 nos trajo el Saints Row II, el cual nos daba la posibilidad de personalizar el personaje todo lo que se quisiera dentro de un abanico amplísimo de posibilidades; característica que ha conservado este juego en todas las versiones posteriores.
Es con este juego, el Saints Row II, donde podemos observar la senda que quieren seguir en los próximos lanzamientos los chicos de Volition. Un guión muy loco que te permite gran libertad de movimiento y un montón de acciones variadas y surrealistas, lo que le da su propio sello de identidad y se aleja de los GTA. Saints Row deja de ser la sombra de GTA, va mucho más allá, tiene su propia identidad.

Grand Theft Auto
Respecto al Grand Theft Auto, me imagino que todos recordareis que en sus comienzos era en vista cenital; ya desde el principio la temática estaba clara en acciones como asesinar, robar coches, etc… Temática que levantó un gran revuelo entre la sociedad y que originó una gran polémica sobre juegos violentos; pero bueno, ese es otro tema que ya daré mi opinión más adelante.
La gran revolución la vivimos con la llegada del GTA III, corría el año 2001 y este tercer título de la saga es el que nos permitió jugar en un ambiente 3D, sólo en la PS2.
Más tarde, en 2002, llegó el GTA Vice City, mi preferido de esta saga.
Jugar al Vice me hacía recordar la serie Corrupción en Miami, que yo veía en mi televisor cuando apenas era un niño, y mientras jugaba parecía que al doblar la esquina vería a Sonny Crocket y a Tubbs en su flamante Ferrari Testarrosa como en la serie; otro dato a destacar del juego es como no, esa música maravillosa de los años 80. Unos juegos con mucha personalidad y un guión muy adulto.
El GTA IV dio un gran salto en cuanto a gráficos se refiere, conservando de los anteriores ese guión maduro y adulto, sin embargo, en mi opinión, el fallo de este juego fue el final, a mi particularmente ese final me dejó un mal sabor de boca.
Y llegamos al GTA V, el cual se ha lanzado hace no llega ni a dos semanas, concretamente el 17 de Septiembre. Como olvidar esta fecha, desde que se anunció fue una autentica revolución, en mis años de jugador, que ya son unos cuantos, jamás había visto semejante locura, como no hacer mención a los numerosos problemas que ha habido con aquellos que se querían hacer con él antes del día señalado y el comportamiento de los puntos de venta que decidieron no venderlo antes de la día de salida frente a otros que sí lo hicieron, lo cual genero un caos importante, donde incluso en algunos sitios se llegó a la pérdida de respeto y de las formas por parte de los fans.
Acordaos de esto que os voy a decir ahora: Rockstar tomará represalias en los próximos lanzamientos en España.

Estos días estoy jugando a ambos juegos (Saints Row IV y GTA V), ambos tienen el inconveniente que te quedas a medias en algunas conversaciones; ¿Por qué? Pues porque las conversaciones principales sí están subtituladas en castellano, sin embargo conversaciones secundarias o menos importantes no están subtituladas y si tu nivel de inglés no es altísimo te vas perdiendo multitud de detalles a lo largo del juego que en si no afectan a la continuidad pero son interesantes.
Puedo decir que son juegos totalmente diferentes pero a la vez tienen muchos puntos en común; jugar la campaña en el Saints Row IV  es una locura y la inclusión de los poderes lo hace muy divertido e incluso te engancha queriendo mas y mas, buscando orbes para obtener mejoras y más poderes; respecto al GTA V decir que encuentro una notable mejoría respecto a los anteriores tanto en gráficos como en detalles; es una ciudad muy viva con personalidad, que a mí por lo menos no me invita a ir haciendo el loco con el coche e ir atropellando gente, algo que sin embargo a la gente si le motiva.
He de decir que me da pena que este juego sea tan cuestionado y la gente lo recuerde por ser un juego violento; se quedan con eso, con acciones como asesinatos, atropellos, etcétera y no van más allá, no prestan atención a lo trabajado que está su guión, un guión maduro cargado de personajes con carisma.
Lo que digo siempre si quieres acciones surrealistas y echarte unas buenas risas juega al Saints Rowque está hecho para eso. Y si quieres disfrutar de un simulador de gánster, pandillero, ladrón o simplemente disfrutar de otras actividades que te ofrece, tu juego es GTA V.
Bueno, pues aquí os he reflejado un poquito acerca de la comparativa de estas dos grandes sagas de videojuegos; si has llegado hasta aquí muchas Leer el resto

Previous Page