Deadly Premonition 2 es tristemente demasiado malo para ser bueno esta vez

Deadly Premonition 2 es tristemente demasiado malo para ser bueno esta vez

Adoro Deadly Premonition, un juego que brilla a pesar de que algunos elementos sustanciales son malos. El juego de terror de 2010 sobre un extraño agente del FBI que investiga asesinatos rituales en un pequeño pueblo de Estados Unidos no es "tan malo que es bueno", es tan bueno que no importa que sea malo (y puede que lo malo incluso amplifique lo bueno). Pues bien, he estado jugando a Deadly Premonition 2 antes de su lanzamiento hoy en PC, y lamento decir que la secuela no resulta igual. A pesar de algunos puntos brillantes, Deadly Premonition 2 es tan malo que lo he dejado.

Traté de evitar Deadly Premonition 2 cuando debutó en Nintendo Switch en 2020, manteniendo la esperanza de un lanzamiento en PC, así que todo lo que sabía era que tenía terribles problemas de framerate. Supuse que también tenía grandes problemas no técnicos, porque es un juego de Deadly Premonition, pero esperaba algo mejor que esto.

Demos un paso atrás. Deadly Premonition 2 es a la vez una secuela y una precuela del primer juego. La parte principal está ambientada en 2005, y vuelve a contar un caso anterior en el que el agente especial Francis York Morgan (por favor, llámale York, todo el mundo lo hace) investigó asesinatos anteriores relacionados con semillas rojas de otro mundo, esta vez en la pequeña ciudad de Le Carré, en Luisiana. Todo ello enmarcado por tramos en 2019, donde la agente del FBI Aaliyah Davis interroga con gran recelo a un frágil y marchito Francis Zach Morgan sobre aquellos sucesos.

Me mola este montaje. Me alegré mucho cuando nuestro chico fue presentado como Francis Zach Morgan, reflejando su aceptación de sí mismo y de su trauma al final del primer juego, luego es destripante ver lo mal que aparentemente le ha ido la vida desde entonces. Me interesan las conspiraciones de este pueblo de Luisiana gobernado por una despiadada familia criminal. El caso de asesinato es curioso y quiero verlo resuelto, y creo que he captado algunas pistas sobre futuras revelaciones. Patricia, la niña precoz que se declara nuestra compañera, es una delicia. También tiene algunos chistes buenos. Pero las partes que me están gustando no son suficientes para que quiera pasarme el resto. El tono es implacablemente chiflado, y el juego está plagado de atascos.


Para ver este contenido, habilita las cookies.

Para ver este contenido, habilita las cookies.

York diciendo

Este lampshading no tiene gracia cuando el juego me hace perder el tiempo tan atrozmente.

Un ejemplo: en la misión principal, York debe recoger tres alimentos para el ministro del pueblo antes de poder hablar con una mujer relacionada con un espantoso asesinato. La tienda del pueblo vende spam, bastante fácil. Para conseguir espinacas, debes comprobar todas las máquinas expendedoras de la ciudad hasta dar con la que las tiene. Y la cafetería vende alubias rojas. & arroz, pero sólo los lunes. En este punto de la semana simulada del juego, a pesar de que había hecho bastante más allá de la ruta crítica, sólo era jueves. Así que intenté matar el tiempo con más misiones secundarias. Disparé a 30 de los monstruos que inundan las calles pasada la medianoche (el combate es mejor, pero sigue siendo malo). Perfeccioné los trucos de monopatín. Disparé a 30 perros salvajes (que tardan siglos en volver a aparecer). He dominado los minijuegos. Perseguí al chef, al botones y al conserje del hotel durante las horas de sus horarios separados. He encontrado puntos de fotografía. He disparado a 30 abejas. Empecé una misión que no pude terminar hasta que avanzó la historia. Disparé a una ardilla. Aún era sábado. Así que me dirigí a mi hotel y dormí 24 horas seguidas, despertándome con la salud agotada por el hambre. Después de trotar hasta el restaurante para zamparme una fuente de marisco seguida de Bananas Foster, volví a la cama para pasar otras 24 horas. Al despertar, me duché para eliminar el enjambre de moscas que zumbaba a mi alrededor y me comí dos bandejas de gambas a la barbacoa para mantenerme con vida durante el trayecto hasta el restaurante. Conseguidas las alubias rojas, volví por fin a la iglesia. El ministro aceptó la comida y me encomendó una nueva misión de búsqueda obligatoria en tres partes. Cerré el juego.

Por cierto, la mujer con la que estoy tan desesperado por hablar se encuentra en el bar del que sé que es dueña. Puedo acercarme a ella pero no interactuar en absoluto. Su atención debe estar totalmente centrada en lo que sea que no está sosteniendo.

York respalda al profesor R en el bar en una captura de pantalla mortal de Premonition 2.

"¿PERDONE? ¿SEÑORA? HE DICHO, POR FAVOR LLAMAME YORK, TODO EL MUNDO LO HACE"

Está lleno de pequeños cambios que te hacen perder tiempo o te complican la vida. Los cigarrillos que te permiten saltarte el tiempo en cualquier lugar no duran tanto, y ya no se apilan en el limitado espacio del inventario de York. Las camas repartidas por el mundo abierto se sustituyen por campamentos en los que es necesario llevar un saco de dormir que se rompe después de usarlo. Las misiones de búsqueda pueden facilitarse con una nueva habilidad de "concentración" que resalta los objetos en el minimapa, pero se recarga lentamente, por lo que conviene abastecerse de café que restaura la energía. Incluso con un sistema de viaje rápido que se abrirá antes en la secuela, demasiados otros cambios hacen que sea molesto alcanzar a la gente por el mundo durante sus rutinas diarias. En este punto, la recompensa no merece la pena.

Un vaquero en calzoncillos lidera una banda de jazz en una captura de pantalla mortal de Premonition 2.

El tono de Deadly Premonition era extravagante y encantador, basado en el contraste. Una ciudad tranquila sacudida por asesinatos y horrores de otro mundo. La policía local rebotando contra las excentricidades de York y sus anécdotas sobre asesinos en serie a la hora de cenar. Un largo y lento viaje en coche interrumpido por una charla con Zach sobre películas de Richard Donner o grupos de punk. Unos cuantos personajes pintorescos en medio de gente del pueblo con vidas mundanas. Era un buen equilibrio melodramático. La secuela inclina fuertemente la balanza de lo estrafalario a lo disparatado.

Deadly Premonition 2 es una de las películas cutres de los 80 que tanto adora York. La mayoría de los personajes de Le Carré son exteriormente y al instante agotadores, realizando en voz alta un rasgo de carácter estrafalario. El propio York es un completo bicho raro, perdido en vuelos de fantasía y contando despreocupadamente a todo el mundo cómo persigue acertijos planteados por un sacerdote vudú al que ve en visiones. Y apenas puede completar un pensamiento sin una larga digresión sobre películas, hiperrealismo o "el Sur Profundo". Con poca normalidad para que destaque lo estrafalario, la secuela es simplemente estrafalaria, lo que no es ni de lejos tan encantador. El único momento en el que tengo espacio para respirar es cuando busco objetos o materiales de artesanía, lo que apenas supone un alivio. Incluso cuando York va dando tumbos por la ciudad, ahora lo hace encima de un monopatín al que llama "su amor", porque alguien le robó el coche de alquiler y dejó la tabla en su lugar.

York hace referencia a una película en una captura de pantalla mortal Premonition 2.

No, podría haberlo adivinado.

Podría seguir adelante. Podría buscar walkthroughs para optimizar su pérdida de tiempo, aunque no quiero experimentar esta historia y sus personajes entre alt-tabbings. Tal vez lo haga, cuando los recuerdos del trabajo se hayan desvanecido. Pero por ahora, me he rendido después de 13 horas.

Ah, y DP2 también va mal en PC. Tuve un mal presentimiento cuando la primera pantalla que vi al arrancar fue una advertencia de no apagar "la consola" durante el autoguardado, y sip. La resolución de pantalla está bloqueada a 1080p. No es compatible con teclado ni ratón, y los controles no vinculables del gamepad tienen el botón B para confirmar y el botón A para cancelar. Los PNJ de fondo aparecen a escasos metros de distancia. En una escena con una mutilación macabra, un personaje rebajó la tensión vibrando intensamente. Mi querido compinche se quedaba a menudo atascado en una animación de apuntar. Y así sucesivamente. Mira, aquí está el sherriff aquella vez que se pasó varios días encerrado en una pose ociosa mientras se deslizaba por la ciudad, atravesando por fases vallas y edificios.

Sólo quería entregar mi misión de "matar a 30 perros" con la esperanza de que entonces me hablara sin fingir una voz de locutor de cine. O que me diera otra misión de recompensa. Oh, lo he mirado: es otra búsqueda de recompensa.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *