Los dominicales

Los dominicales

Los domingos son para levantar un vaso frío, oír un golpe y darse cuenta de que el posavasos se ha pegado al fondo. Antes de cogerlo, leamos lo mejor que se ha escrito esta semana sobre videojuegos (y cosas relacionadas con ellos).

En The New Yorker, Simon Parkin escribió sobre cómo los Battle Royale se apoderaron de los videojuegos. Parkin analiza la novela japonesa que dio lugar a un fenómeno de los videojuegos, desde sus inicios en un mod de Arma 2, hasta titanes como Call Of Duty.

Para introducir la caída de las balas a larga distancia, reescribieron el sistema de balística del juego, y en el proceso se dieron cuenta de que la serie se había acelerado con los años, con personajes que corrían a unos ochenta kilómetros por hora. En Warzone, esto hacía casi imposible acertar a distancia a un blanco en movimiento. Los animadores instalaron una línea de luces L.E.D. en el estudio, que se dispararían en secuencia para mostrar la velocidad a la que corrían los personajes; tras intentar competir con las luces, redujeron la velocidad máxima en un veinte por ciento, lo que provocó la reticencia de algunos miembros del equipo. "Un diseñador me dijo: 'Enhorabuena, has arruinado este juego'", me contó el jefe de estudio de Infinity Ward, Patrick Kelly.

Tom Phillips escribió una noticia sobre cómo la historia de Chipre es un problema en Pokémon Go para Eurogamer. Una mirada reveladora sobre cómo muchos jugadores de la zona de amortiguación de Chipre se ven privados de un juego que se basa en la comunidad. También fue una lección de historia para aquellos que, como yo, no conocían el pasado del país.

Aparte de la lección de historia, el país sigue dividido por una Zona de Amortiguamiento de las Naciones Unidas, una cinta roja en los mapas que atraviesa el centro del país. Al norte se encuentra la República Turca del Norte de Chipre, no reconocida internacionalmente, mientras que al sur se halla la región grecochipriota, más grande de la isla. Entre ambas se encuentra la Zona de Amortiguación, un área que sobre el papel parece un peligro, pero que en realidad alberga a 10.000 personas, donde los Pokémon no pueden desovar de forma natural.

En The Verge, Mia Sato y James Vincent se aventuraron en la máquina de dinero SEO impulsada por IA de CNET. La moral es baja en la empresa y su uso de palabras generadas por IA se mantiene en gran parte en secreto. Por no hablar de que está dirigiendo el "contenido" hacia un modelo de explotación, donde un clic y un rápido flash de un anuncio es suficiente.

El último día de Rae Hodge, redactora jefe de CNET, envió un correo electrónico de despedida a cientos de sus compañeros de trabajo en el que les imploraba que miraran con más escepticismo a sus compañeros con IA. Su mensaje empezaba con una captura de pantalla de una carta de dimisión generada por ChatGPT. "Escribo esta carta utilizando contenido generado por IA", dice la nota. "Aunque no haya compuesto personalmente estas palabras, espero que transmitan el sincero aprecio que siento por mis colegas y por el trabajo que hemos hecho juntos".

Para Unwinnable, Madison Butler compara The Case Of The Golden Idol con la narrativa y la presencia del jugador de Return Of The Obra Dinn. Butler argumenta que las diferencias de los juegos, y no sus similitudes, son lo que les hace destacar en el género del misterio.

The Case of the Golden Idol, por otro lado, es totalmente lineal. A medida que avanza la trama y Edmund Cloudsley y sus socios utilizan el ídolo para ganar popularidad e influencia, la tensión del juego gira en torno a si alguien será capaz de impedir que se alcen con el poder y usurpen la monarquía inglesa. La respuesta es sí, gracias en gran parte a la arrogancia de Edmund. Al final, ni el ídolo ni su riqueza pueden salvarle y la rebelión es destruida junto con el ídolo. Observar la caída de Edmund proporciona una catarsis diferente a la satisfacción del trabajo hecho de El Regreso del Obra Dinn. El registro de los acontecimientos en El caso del ídolo de oro sirve como una especie de cuento con moraleja más que como un libro de cuentas de saldos pagados y debidos.

La música de esta semana es The One de INJI. Aquí está
el Enlace Spotify y Enlace de YouTube. Funky, cálido, tan pegadizo.

Esto es todo por esta semana amigos, ¡que tengáis un buen fin de semana!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *