Ripout es un FPS de terror cooperativo que es un poco como un roguelike Doom 3

Ripout es un FPS de terror cooperativo que es un poco como un roguelike Doom 3

En las últimas semanas he probado tantos FPS de estilo retro que lo clasificaría como una forma de entrenamiento. Ahora estoy acostumbrado a su aspecto, su ritmo, sus puntos buenos y malos. Así que no me sorprendió encontrarme probando la alfa cerrada de yet otro de su clase: Ripout, un próximo FPS de ciencia ficción y terror muy Doom 3.

¡Lo bueno es que vidbud Liam se unió a mí! Tanto porque es un fan del género de los FPS como para estar presente con un tarro en la mano, no fuera a ser que me hiciera polvo. Por suerte, no fue así y lo pasamos bastante bien, diría yo. Es pronto para el juego, pero tiene potencial.

Liam y yo estuvimos acompañados por Goran Rajši, director creativo de Pet Project Games.ćque nos guió amablemente por uno de los primeros sectores de Ripout. Se trata de niveles generados proceduralmente en los que tendrás que descender a una especie de pesadilla viviente, completar algunas tareas y, con suerte, volver con vida para poder hacerlo todo de nuevo. Como te habrás dado cuenta, todo tiene algo de roguelike. A medida que avanzas, recoges ventajas de las estaciones de mejora, y cualquier componente de artesanía que robes puedes llevarlo a la base y gastarlo en mejoras de armas y armaduras. Pero.Si mueres, pierdes todo lo que hayas ganado en esa misión.

Nuestra misión nos condujo a una nave espacial incompleta repleta de CRT parpadeantes, cables colgando y pasillos apenas iluminados. ¿Nuestras tareas? Encontrar a unos oficiales mutados y el cuerpo de un tipo con unos códigos de registro. Así que comprobamos los marcadores de nuestro HUD y seguimos cautelosamente nuestras narices y las puntas de nuestras armas. No se trataba tanto de un extenso mundo abierto, sino más bien de un peine lineal a través de una bonita mezcla de oficinas en ruinas, pasillos en ruinas y hangares espeluznantes. Al encontrar a cada difunto, pulsábamos un botón, interactuábamos con él y pasábamos al siguiente marcador. Mientras marcábamos casillas, algunos enemigos salían de sacos de huevos o intentaban asustarnos mientras abríamos puertas con cautela. Al final, nuestro registro de misiones anunciaba que lo habíamos marcado todo y nos devolvía al punto de partida para que pudiéramos continuar.

Yo no diría que nunca nos sentimos en contra, ¿sabes? Los enemigos o bien nos atacaban en pequeñas cantidades, o bien optaban por el uno contra uno en espacios cerrados, lo que hacía que la gestión de su número fuera, bueno.manejable. La exploración era agradable, ya que adentrarse en un entorno alienígena inspirado en películas de terror clásicas como La Cosa generaba una contagiosa sensación de "Oh, Dios, oh, no".

Un monstruoso monstruo marcha hacia el jugador en Ripout.

¿Una cosa que realmente separa a Ripout de otros juegos FPS de estilo retro? Las armas vivientes. No sólo son potentes escupidores de balas, sino que también tienen una mascota parásita anidada encima. Si hay un enemigo especialmente amenazador, puedes ordenar a tu mascota que le roa el cuello como una ardilla poseída. No sólo te da un respiro en caso de apuro, sino que también puedes sincronizar el movimiento con tus compañeros cooperativos para desmantelar a enemigos poderosos en una lluvia de menudencias. Aunque la novedad desapareció enseguida, me gustó que nos animara a hacer una pausa y a abrazar al luchador de equipo que llevamos dentro.

En cuanto a las armas en sí, parecen bastante pesadas, aunque se les puede añadir algo de peso. Yo usé la escopeta, que parecía un poco blanda, mientras que Liam usó un rifle de asalto que tenía más chispa. Y como se trataba de una versión temprana, luchamos contra un pequeño número de tipos de enemigos: perros con televisores en la cara que salían de sangrientos sacos de huevos, gimnastas con patas de araña robóticas que venían hacia nosotros y un horror sobrenatural que nos acechaba en un puente.

Con cada ráfaga de plomo, los malos se multiplicaban, un poco como en Borderlands o Destiny, y los enemigos tenían puntos débiles específicos que parpadeaban en amarillo si les dabas en sus gónadas robóticas. No es posible escanear a los enemigos para averiguar la ubicación de las gónadas, así que las primeras veces que los acribillas a balazos, todo son conjeturas. Puede sonar un poco torpe, pero el hecho de tener que averiguarlo nos animó a aprender dónde hacer llover dolor sobre los enemigos. En cuanto a lo de los números, no estoy seguro de si ha jugado a favor del juego o no, ya que me ha sacado de la pesadilla y ha iluminado sus elementos roguelike con demasiada dureza.

Y aunque la atmósfera del juego era espeluznante e inquietante, con ominosos ruidos y puertas siseantes, no me pareció que diera tanto miedo. Por el tráiler del juego esperaba que me temblaran los huesos y se me escapara un poco de pis, pero no, mis pantalones estuvieron secos y totalmente frescos en todo momento. Una buena noticia para los que no son fans del terror puro y duro, pero no pude evitar sentirme un poco decepcionado. Esperemos que los futuros niveles y actualizaciones pongan un poco más la piel de gallina.

Dos jugadores se acercan a los perros de televisión con cautela en Ripout.

Lo que resultó una agradable -o desagradable- sorpresa fueron estos pequeños parásitos que merodeaban por el carguero. Piensa en ellos como pequeños conos de tráfico carnosos a los que puedes engancharte para conseguir mejoras temporales, como un cañón láser montado en el hombro, un escudo o un gran brazo que asesta grandes bofetadas. Genial, ¿verdad? Pues escucha esto: los enemigos también pueden beneficiarse de ellos. Y no solo eso, sino que los parásitos gravitarán hacia ellos por encima de ti, y si los enemigos tienen dos o más de esos chupópteros encima, pueden empezar a convertirse en un gran problema. A menudo, cuando luchábamos contra tipos-gimnasio-con-piernas-de-araña, por ejemplo, los parásitos se pegaban a ellos, otorgándoles escudos o potencia de fuego extra, o ambas cosas. Esto significaba que teníamos que eliminarlos como garrapatas antes de pasar a sus puntos débiles. Y aprendimos a barrer primero las zonas de parásitos, bien condenándolos a una muerte prematura, bien pegándonos tantos como pudiéramos antes de que pudieran engancharse a un enemigo. Es una buena idea que añade caos a los encuentros y hace que los combates parezcan más orgánicos.

Pero existe la opción de tomarse las cosas con calma y evaluar la situación. Todo el mundo va equipado con una pistola con silenciador y un hacha, que te permitirán matar a tus enemigos con sigilo para no llamar la atención. Mientras que Liam y yo optamos por, errr, ir en silencio, nos dijeron que el juego final atenderá a aquellos que busquen una experiencia de sigilo total o de otro tipo. Una ruta clara por la senda del sigilo eran las estaciones de mejora repartidas por el carguero. Tendrían una selección de los sospechosos habituales, como aumentar el daño del hacha o reducir los tiempos de reutilización de las mascotas. La idea es que, a lo largo de una misión, empieces a construir una estructura que se adapte al estilo de juego que elijas, ya sea sigilo o agresión pura. Aunque estas mejoras no eran tan emocionantes, es difícil no dejarse llevar por la alegría de ver cómo se acumulan las ventajas. Una vez más, esperemos que las estaciones de mejora adquieran más sabor en la versión completa.

Y hasta aquí nuestro breve vistazo a Ripout, un FPS de ciencia ficción con un toque de roguelike. A pesar de estar en un estado inicial de alfa cerrada, Liam y yo quedamos bastante impresionados con el paquete que ofrece. Es un juego con algunas ideas novedosas y un toque roguelike que tiene potencial para engancharte, pero aún está por ver si todo casará el día del lanzamiento. Si estás interesado en probar el juego por ti mismo, ya sea en modo cooperativo para tres jugadores o en solitario, te recomendamos que le eches un vistazo. demo de Ripout está disponible para descargar ahora mismo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *