Winkeltje: The Little Shop mantiene las cosas sencillas, pero deja volar mi imaginación

Winkeltje: The Little Shop mantiene las cosas sencillas, pero deja volar mi imaginación

El gallo canta y sale el sol mientras lleno las estanterías un día más en Winkeltje: The Little Shop, un juego de gestión empresarial sobre la gestión de una pequeña tienda en una ciudad de fantasía. Hace poco heredé el tugurio de Hefford y, tras un comienzo maníaco, he conseguido hacerme famoso por mis barras de pan. Todos los días, los clientes entran en la tienda y asaltan los expositores, peleándose por los panecillos recién horneados antes de volver a casa para servirlos en el plato. Es una histeria colectiva, pero ¿qué puedo decir? Hago un pan buenísimo.

Las comidas frescas son sólo una de las seis categorías de artículos que puedes vender en Winkeltje, pero no tengo que preocuparme por el resto. Al cabo de unos días en el juego, tu tienda empieza a especializarse en los productos que vendes, así que los clientes la visitarán esperando encontrar esos mismos artículos. Cuando entras en el tugurio, te recibe el calor tostado del horno y el aroma de la masa que se cuece en el aire. No nos verás preparando pociones ni confeccionando ropa, no señor. Para eso, tendrás que ir a otra parte.

El tiempo que he pasado con Winkeltje me ha ayudado a darme cuenta de que mi juego de gestión habitual, Game Dev Tycoon, carece de un sistema similar. Mi equipo de desarrollo, Finite Ward, podría pasarse años trabajando en una serie de juegos FPS de acción, pero no ganarían experiencia en ese género. En lugar de eso, deben cambiar constantemente de enfoque para satisfacer las demandas del mercado de una forma que realmente no tiene sentido.

Un grupo de desarrolladores trabaja en un juego llamado Simolution en su oficina en Game Dev Tycoon

Game Dev Tycoon te permite gestionar tu propia empresa de desarrollo de juegos, pero tendrás que equilibrar un montón de géneros.

Se podría pensar que una secuela del gran éxito Call Of Honor 4: More War sería fácil de vender, pero eso no podría estar más lejos de la realidad. Los shooters en primera persona se quedan anticuados, y puede que el público anhele una simulación casual de mascotas en el móvil. Aprecio ambos géneros, pero nunca esperaría que Treyarch dejara Call Of Duty para trabajar en Tamagotchi o Nintendogs.

Es seguro decir que el mundo de Game Dev Tycoon a menudo me deja confundido. De hecho, no parece un mundo en absoluto. Es como si fueras el único equipo de desarrollo que existe, haciendo malabarismos desesperadamente con todos los géneros para contentar al mercado mientras intentas no desmoronarte por el caos. Te da menos libertad a la hora de elegir tu próximo proyecto, y a partir de ahí las cosas se estancan rápidamente.

Afortunadamente, el sistema de especialización de Winkeltje ayuda a mantener la frescura. Hefford's Hovel se centra en las comidas preparadas por encima de la ropa, las pociones, las armas y demás, lo que implica que hay otras tiendas que cubren esos nichos. Mientras yo me afano en el horno para producir panes frescos, debe de haber un sastre local haciendo mocasines frescos. Al fin y al cabo, todos los clientes que entran en el Hovel llevan zapatos. Todos van vestidos de punta en blanco, y la ropa no aparece de la nada.

Un comerciante se encuentra junto a una mesa de alquimia, mientras que los ingredientes crecen afuera en Winkeltje: The Little Shop

Así que yo soy uno de tantos Winkeltjes (hace poco descubrí que Winkeltje significa "tiendecita" en neerlandés), cada uno especializado en su propia gama de productos. Es de suponer que en algún lugar de la ciudad hay un herrero forjando armas para la guardia local. Del mismo modo, probablemente haya un alquimista preparando pociones con plantas mientras contempla los grandes barcos que pasan mientras mira por la ventana. Debe de ser un bullicioso centro comercial, aunque la simulación no se extienda tanto.

Winkeltje: La Pequeña Tienda puede centrarse en tu propia tienda, pero su sistema de especialización te hace sentir parte de algo mucho más grande. Un mercado bullicioso, lleno de gente saltando entre las tiendas locales para hacer sus recados. Puede que incluso haya un parque, donde Jans y Klaas comentan las similitudes entre sus sombreros idénticos mientras Margaretha y Emmelina se preguntan qué pociones deberían comprar para su próxima aventura. Pero, aunque deja volar mi imaginación con la construcción del mundo, Winkeltje también mantiene las cosas deliciosamente sencillas. Puede que en Hefford's Hovel no vendan todo lo que necesitas, pero hacen un pan de auténtico lujo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *