Crónica de Eiyuden: Rising review: una precuela plana del sucesor de Suikoden Hundred Heroes del año que viene

Crónica de Eiyuden: Rising review: una precuela plana del sucesor de Suikoden Hundred Heroes del año que viene

Eiyuden Chronicle: Rising es un poco raro. Originalmente concebido como un objetivo de Kickstarter para Eiyuden Chronicle: Hundred Heroes, el próximo JRPG del creador de Suikoden, Yoshitaka Murayama, este RPG más pequeño y centrado en la acción se ha convertido tanto en una precuela oficial de Hundred Heroes como en una especie de parche intermedio diseñado para ayudar a los jugadores hasta el evento principal del año que viene. Centrado en las historias de un puñado de los cien protagonistas que conocerás en Rabbit & el sucesor espiritual de Suikoden de Rabbit Bear Studios (el primero de los cuales contaba con la friolera de 108 miembros reclutables), Rising tiene el aire de una lectura casi obligatoria para los jugadores deseosos de volver a los fastuosos mundos retro con los que Murayama se labró su nombre.

Sólo que esto no lo están haciendo Murayama y el resto de su antiguo equipo de Suikoden en Rabbit. & Oso. Es Natsume Atari quien lleva la voz cantante aquí, con Murayama en un papel de supervisor mientras continúa el desarrollo de Hundred Heroes. Tampoco tiene nada en común con la serie de JRPG a la que Eiyuden Chronicle pretende rendir tributo, cambiando las batallas por turnos de Suikoden por el ataque a monstruos en tiempo real, la exploración de mazmorras en 2D y un fuerte énfasis en la construcción de tu ciudad central completando montones y montones de misiones secundarias. Incluso me atrevería a decir que Rising tiene más misiones secundarias que principales, sobre todo en sus primeras horas, y el resultado final es un juego que cae exactamente en los mismos errores que I Am Setsuna y tantos otros JRPG "clásicos modernos". Es decir, resucita lo que debería haberse dejado muerto y enterrado, y no añade nada propio para mantener el interés, haciendo que parezca más una reliquia de una época pasada que un juego nostálgico y cálido.

Quizá me sentiría más generoso con Rising si no fuera por su maldita tarjeta de sellos. En el juego, te sirve de entrada a los misteriosos Túmulos cercanos, un laberinto de túneles subterráneos y tesoros a los que acuden aventureros de todo el mundo para hacer fortuna. La heroína CJ es una de esas carroñeras que espera triunfar en Nueva Nevaeh, pero antes de que Isha, la alcaldesa en funciones de la ciudad, extrañamente obsesionada con los impuestos (y probablemente conservadora en secreto), le conceda la entrada, debe demostrar su valía coleccionando sellos. Y para conseguirlos, CJ debe realizar todo tipo de tareas que le encargan los habitantes del pueblo. En otras palabras, la tarjeta de sellos es un contador de misiones secundarias glorificado, y si las 30 casillas en blanco de tu tarjeta "plata" inicial no te dan miedo, espera a que te aparezcan las 50 casillas que acompañan a tus respectivas tarjetas oro y platino.

No te engaño, la primera misión "principal" de este juego es encontrar el gato de alguien. Luego tienes que ir a buscar al padre de una chica a la calle de al lado y cortar leña en el bosque. Al final te permiten luchar contra un jefe (un árbol, para conseguir más madera), pero enseguida vuelves a recoger piedras, extraer mineral, recoger setas y cosas así. Y así sucesivamente, con todo tipo de obstáculos artificiales en tu camino para evitar que explores cualquier lugar al que no debas ir todavía, y el constante ir y venir entre la ciudad, el bosque y la mina se hace pesado muy rápidamente.

Una niña atraviesa una caverna acuosa en Eiyuden Chronicle Rising

No se puede negar que la presentación de Rising es atractiva, pero la cantidad de retrocesos que tienes que hacer te cansará hasta los dientes.

Pasa mucho tiempo antes de que Rising te permita explorar los Barrows a tu antojo, y cuando la historia principal por fin arranca, cualquier atisbo de buena voluntad que pudiera quedar ya ha sido aplastado por su abrumador tedio. Ni siquiera la lucha contra los monstruos despierta entusiasmo. No sólo son tan desdentados e ineficaces que la mayoría pueden eliminarse con sólo pulsar un botón, sino que la economía de recursos de sus tiendas y mejoras de armas hace que sea ridículamente fácil adelantarse a los demás, convirtiéndote en una potencia imparable que hace picadillo todo a su paso con unos pocos golpes. Durante mi estancia en Eiyuden Chronicle: Rising, y fue al principio del juego, cuando no conseguí tomar una poción a tiempo al luchar contra el jefe del árbol antes mencionado. Desde entonces, todo ha sido coser y cantar.

En su defensa, hay una única pepita de oro en su rutinario sistema de combate: los ataques Link. Con los ataques de tus tres personajes principales asignados a X, Y y B en tu gamepad, cambiar entre ellos en el momento adecuado iniciará un ataque en equipo sobrecargado que ralentiza el tiempo para conseguir mega puntos de golpe. Cuanto más desarrolles tu pueblo, mayor será el número de Link Attacks que podrás realizar de una sola vez, lo que te dará algún, aunque tenue, incentivo para persistir en esas interminables misiones secundarias. Pero esto también es víctima del escaso sentido del ritmo del juego. Lo que debería parecer un ataque combinado espectacular se convierte en una forma más rápida de acabar con varios enemigos a la vez cuando tienes tantos poderes, lo que le quita todo el impacto incluso en sus escenarios de batalla más guionizados.

Una niña pelea una serpiente de lava gigante en Eiyuden Chronicle Rising

Algunos de los combates contra jefes de Rising tienen un impresionante sentido de la escala, pero se acaban casi tan pronto como empiezan.

A pesar de todo esto, no diría que Rising ha acabado por completo con mi interés por Eiyuden Chronicle. De hecho, una parte de mí (por pequeña que sea) sigue deseando ver lo que Murayama tiene preparado con Hundred Heroes cuando llegue el año que viene, sobre todo cuando su magnífica dirección artística parece que hará las delicias de los juegos HD-2D de Square Enix, como Octopath Traveler.

Mientras tanto, sin embargo, Rising no es el juego obligatorio que necesitas absorber de antemano. Al fin y al cabo, ni siquiera sabemos qué papel desempeñarán CJ, Isha y el canguro andante Garoo (sí, de verdad) en Hundred Heroes, y mucho menos si serán lo suficientemente interesantes como para justificar la compra de un juego precuela completo (y a juzgar por los datos actuales, casi seguro que no). En lugar de eso, yo esperaría a ver qué hacen en Hundred Heroes antes de molestarme con éste, y sólo entonces si estás realmente desesperado por un poco de fan service de machacar botones con el cerebro apagado. Tiene la ventaja añadida de estar en Game Pass si eres realmente curiosidad, aunque aún está por ver si seguirá aquí cuando salga Hundred Heroes. Aun así, como ya hemos comentado al principio de este análisis, hay cosas en la vida que es mejor olvidar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *