Crítica de Figmet 2: Creed Valley: una divertida aventura musical a un ritmo por detrás de su predecesora

Crítica de Figmet 2: Creed Valley: una divertida aventura musical a un ritmo por detrás de su predecesora

Disfruté mucho con el primer Figment cuando salió allá por 2017. Un juego de acción y plataformas con un toque de teatro musical que utiliza la mente humana como escenario? ¡Muy creativo! La continuación de Bedtime Studios, Figment 2: Creed Valley, sigue muy de cerca el ritmo del primero. No necesitas haber jugado a Figment 1 para disfrutar de esta secuela, pero casi siento que te estarías perdiendo si no lo hicieras (sobre todo porque es gratis en Steam ahora mismo sólo por hoy).

Figment 2 tiene todo el estilo visual y las canciones pegadizas del primero, pero parece extrañamente más pequeño. Ambos juegos te llevarán unas 5 horas, pero Figment 2 tiene menos garra, es menos variado y parece más un bis que un deslumbrante álbum de regreso. Eso no es necesariamente malo; me encantan los bises, y me ha gustado ver más del mundo mental surrealista y subconsciente de Figment. Pero, sí, es muy parecido al primer juego, pero con menos alcance y menos nubes de pedos.

También han vuelto Dusty y Piper, dos amigos que actúan como protectores del extraño mundo de la mente humana. El dúo tiene un carácter agridulce: Dusty es descarado, bocazas y se cree un cómico, mientras que su compañera Piper es entusiasta y optimista. En el último juego, la pareja se dedicó a perseguir pesadillas, y esta vez no será diferente. La brújula moral -un reloj físico gigante en el centro de La Mente- se ha hecho añicos, y los dos creen que un bufón larguirucho de dos cabezas que anda suelto está detrás de ello. Dusty y Piper viajan a Creed Valley para restaurar la brújula y poner fin a la corrupción de La Mente.

Una captura de pantalla de la Figura 2 que muestra polvoriento evitando los fuegos artificiales explosivos desencadenantes por un malvado bufón

Puede que los combates sean repetitivos, pero lo bueno es que los enemigos atacan al ritmo de la música, lo que te ayuda a predecir sus próximos movimientos.

Con la espada de madera en la mano, la acción de plataformas en Figment es bastante sencilla. Corre y esquiva grupos de criaturas imaginarias y golpéalas en la cabeza hasta que se conviertan en un puñado de orbes de HP. A veces tendrás que devolver un misil con un golpe oportuno, pero en general se trata de un juego de cortar y acuchillar. Durante la primera o segunda hora es bastante satisfactorio, pero los diseños de los enemigos, basados en fuegos artificiales y robots, se hacen repetitivos muy pronto. Quedarse bloqueado en una zona pequeña, con los mismos cuatro tipos de enemigos sin ninguna variedad o desarrollo interesante, es un bucle que acaba cansando. Hay un minijefe divertido en el que tienes que correr hacia su arma y golpearle en la cabeza, pero después del sexto, séptimo y octavo encuentro la diversión se ha agotado por completo.

Una captura de pantalla de la Figura 2 que muestra a Dusty y Piper de pie afuera de una pequeña casa con banjos brotando de ella

Mystery Inc.
Hay toda una sección durante la mitad del juego de Figment 2 en la que tienes que resolver un misterio: recoger pistas, interrogar a testigos y todo eso. Un poco arriesgado para Bedtime, pero merece la pena. Tener un pequeño misterio que resolver fue un buen cambio de ritmo.

Los rompecabezas, sin embargo, son bastante ingeniosos. Por lo general, se trata de colocar bombillas de colores en sus respectivos casquillos en el orden correcto, pero a menudo tendrás una pantalla entera dedicada a un artilugio mecánico de plataformas, y abrirte camino es como moverte a través de una caja de rompecabezas genial. Otros puzles son más abiertos, en los que tendrás que explorar toda una zona, golpeando las palancas de «mente abierta» a «mente cerrada» para hacer que el entorno cambie drásticamente a tu alrededor.

Sin embargo, lo mejor de Figment son los combates contra los jefes, que son una combinación de lucha, resolución de puzles y grandes números musicales. Estos enfrentamientos son lo mejor del juego, pero en Figment 2 no abundan. Hay otros números musicales, como una balada lenta y un coro cómico, pero no son combates contra jefes. Todo amante del teatro sabe que las canciones de los villanos son las mejores y la forma en que Figment las combina con los combates es brillante. Tu primera incursión en el juego te mete de lleno en uno, cuando un gigantesco toro de pesadilla con su propio himno de rock pisotea un escenario intentando arrasarte al son de guitarras destrozadas. Es alucinante. La canción final también es un trallazo (que no voy a desvelar aquí, pero que es un espectáculo increíble de colores y canciones). Desde el trío de maestros malvados del primer Figment hasta el villano en solitario de Figment 2, solo quería más canciones malvadas con las que cacarear como una bruja.

Una captura de pantalla de la Figura 2 que muestra la cara polvorienta y el piper con una pesadilla gigante en forma de toro

Este combate de pesadilla fue uno de los mejores momentos de todo el juego. Si este tío sacara un álbum de rock duro, me compraría diez copias.

Creo que no he cantado lo suficiente las alabanzas de Figment 2, así que aquí va una cancioncilla dedicada a la otra mejor característica del juego: su diseño del mundo. Siempre aplaudo a los juegos que crean su propio universo desde cero, y el estilo artístico de libro de cuentos y el diseño del mundo de Figment son magníficos. El mundo está lleno de pequeñas interacciones divertidas, como un puente hecho de teclas de piano que se pueden tocar, estruendosos bongos plantados en el suelo y escaleras de lápiz que hacen el sonido más satisfactorio cuando patinas por ellas.

Cada zona está bellamente realizada en un estilo pictórico construido en torno a un tema, algo similar a Psychonauts. Creed Valley está hecho de bloques de piedra de colores que cambian y se mueven, como una representación visual de una mente pensante. El laberinto de la ética es una gran sala dorada llena de libros voladores, plataformas de rompecabezas y acertijos. La zona de bolsillos bajo el laberinto, donde han caído «opiniones descartadas» humanoides, es una caverna oscura con suelos de mármol negro y extrañas lámparas azules luminiscentes que brotan del suelo como setas. Cuánta creatividad se ha volcado en el mundo de este juego.

El humor y el tono de Figment 2 encajan con sus efectos visuales -su ambiente es muy de «dibujo animado del sábado por la mañana»-, pero por mucho que me guste correr por ahí golpeando cosas como Dusty, preferiría que se centrara más en la misión que en estrujarse el cerebro en busca de comentarios graciosos que harían reír a Joss Whedon y Michael Scott. Sí, es molesto, pero, al igual que el ambiente general del juego, su humor parece pensado específicamente para los jugadores más jóvenes. «Otro día más en la oficina», comenta Dusty con suficiencia por segunda vez en una hora, y mientras exhalo un profundo y exasperado suspiro me imagino a algún niño riéndose de la ocurrencia.

Una captura de pantalla de la Figura 2 que muestra polvoriento y tubería en el laberinto de ética resolviendo un rompecabezas de libros
Una captura de pantalla de la Figura 2 que muestra a Dusty y Piper de pie afuera de una pequeña casa con banjos brotando de ella
Una captura de pantalla de la Figura 2 que muestra un artilugio de rompecabezas hecho de bloques de construcción
Una captura de pantalla de la Figación 2 que muestra un área de

Hablando de niños, si buscas un juego cooperativo para toda la familia, Figment 2 es perfecto. Es lo único que hace mejor que su predecesor. Piper, como personaje del Jugador 2, no es más que un globo controlable que sigue a Dusty, y como vuela, está a salvo del fuego enemigo. Esto no significa que sea inútil, ya que puede acumular puntos de vida mientras el jugador 1 se encarga de los combates y el movimiento. Es el personaje perfecto para los que quieran jugar en cooperativo pero no quieran tener que lidiar con enemigos o pulsar botones rápidamente.

Figment 2 es, en general, un juego sólido, pero es una pena que se sienta como un segundo violín tras Figment 1. Aun así, volver a echar un vistazo a las mentes de la gente de Bedtime siempre es un placer. Jugar a Figment 2 en solitario es bastante divertido, pero si lo que buscas es un juego cooperativo divertido con un jugador joven 2 en mente, entonces es un gran acierto.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *