Análisis de Salt And Sacrifice: un metroidvania en 2D con una profundidad sorprendente

Análisis de Salt And Sacrifice: un metroidvania en 2D con una profundidad sorprendente

Salt And Sacrifice es un metroidvania en 2D que te pone en la piel de un prisionero condenado en un reino en peligro. La magia está corrompiendo la tierra, dando lugar a criaturas monstruosas y muertos vivientes voraces, y la fuente de toda esta destrucción, los Magos, deben ser cazados y sus corazones devorados si el Reino quiere sobrevivir. Al igual que la anterior entrega de Ska Studios, el juego presenta combates difíciles, amplias opciones de equipamiento y jefes imponentes a los que matar. Pero aunque la escala ha aumentado y el combate y los efectos visuales son tan elegantes como siempre, hay algunos problemas de crecimiento que apenas consiguen que el juego no alcance todo su potencial.

El diseño y los detalles son simplemente preciosos: desde la forma en que la luz del fuego da un suave resplandor a su entorno en el crepúsculo, hasta cómo la niebla se desliza perezosamente por las escaleras empedradas de una mazmorra mohosa, todo es absolutamente precioso. Ska Studios siempre ha tenido un estilo artístico reconocible - arquitectura imponente y mugrientos moppets - pero aquí es evidente que han mejorado su juego de la mejor manera posible. Según los desarrolladores, cada elemento se creó desde cero, y ese cuidado se nota en cada fotograma.

Después de elegir tu clase de personaje (y de que te mate un monstruo superpotente al más puro estilo Souls), te despiertas en Pardoner's Vale. Se trata de un campamento base en el que puedes subir de nivel, construir o mejorar equipo, comprar o vender objetos, acariciar a tu adorable gatito con cuernos, mostrar los trofeos obtenidos en las cacerías y charlar con los distintos PNJ que te encuentres por el mundo. También es donde encontrarás la Puerta de los Espejos, un portal que te permite viajar a distintas regiones a medida que las desbloqueas. Tendrás que atravesar estas regiones y reunir pistas para dar comienzo a las Cacerías de Magos, que son combates contra jefes que sirven como actividad principal del juego.

En Salt And Sacrifice puedes acariciar al reno.

Como en Salt And Sanctuary, seguirás encadenando ataques ligeros, pesados, esquivas, paradas y bloqueos, pero esta vez los ataques y los movimientos son notablemente más rápidos y ágiles. Las armas que usarás son ahora más parecidas al equipo de caza de Monster Hunter, ya que cada tipo de arma tiene su propio conjunto de movimientos y las armas emparejadas, como espadas y escudos, son inseparables. En un principio, esto puede dar la impresión de que hay menos variedad a la hora de armarse, pero en la práctica permite que cada arma tenga una identidad única en lugar de parecer redundante. Un bastón de llama y un bastón de relámpago tienen el mismo patrón de ataque base, pero tienen Artes Rúnicas completamente diferentes (habilidades especiales exclusivas de ciertas armas) que cumplen funciones de combate distintas.

Dicho esto, hay algunos aspectos del combate en los que me pregunté por qué ciertas mecánicas funcionaban como lo hacían. La regeneración de resistencia se detiene al recibir daño, lo que hace que sea increíblemente fácil que te aturdan hasta la muerte en el caso probable de que te quedes sin ella en combate. Del mismo modo, si caes hacia el cielo (y los magos lo harán en sus claustrofóbicas arenas de lucha final) no hay fotogramas i que eviten que mueras literalmente haciendo malabarismos. Tuve varias muertes en las que recibí un golpe con toda mi salud y acabé muriendo porque nunca tuve la oportunidad de levantarme y defenderme. Este problema se agrava exponencialmente cuando se considera que algunos Magos rutinariamente vagan en áreas que ya son abundantes con otros enemigos, por lo general mientras usted está tratando de luchar contra dichos enemigos.

Los enemigos contra los que lucharás son muy variados, desde los típicos gobbos y skellingtons hasta malvados papas y tipos con cuerpo humano pero cabeza de mosca. Una vez más, la dirección artística brilla con luz propia, y no puedo exagerar lo interesantes y creativos que son los diseños de los enemigos. Parece que el equipo de desarrollo sabía que iban a dar en el clavo, porque incluyeron un precioso bestiario en el menú de pausa, en el que se catalogan todos los Skellington derribados y los Gobbo derrotados. Cada región tiene enemigos únicos que encajan con el tema regional, e incluso los enemigos más insignificantes pueden acabar contigo si no tienes cuidado. Cuando no me arrojaban como a un muñeco de trapo, me divertía mucho apuñalándolos, rebanándolos y haciéndoles magia hasta la muerte.

Al encontrar una pista e iniciar una Caza de Magos, un sutil rastro de partículas te guiará hasta tu presa (las propias partículas cambian para reflejar el elemento del Mago al que persigues; un toque ingenioso y envolvente). Los magos deben ser combatidos un puñado de veces a lo largo del nivel antes de que puedas matarlos propiamente dichos, y durante esta fase de vagabundeo engendrarán mobs temáticos antes de huir a una nueva arena. Cada región no sólo tiene un número determinado de Magos Nombrados, que deben ser derrotados para romper los sellos mágicos que impiden el acceso a ciertos lugares de la región, sino también Magos Sin Nombre errantes que aparecen periódicamente para agitar las cosas. Los Magos Sin Nombre son útiles sobre todo para conseguir piezas y experiencia, y algunos sueltan equipo único.

Hablando de piezas, el sistema de artesanía de Salt And Sacrifice, al igual que el estilo de armas, resultará muy familiar a los fans de Monster Hunter. Los magos y sus enemigos sueltan piezas que pueden usarse para crear equipo temático, que otorga daño elemental, resistencias y artes rúnicas que imitan las del mago del que se hicieron. Puede ser un poco pesado intentar encontrar un tipo específico de mago para conseguir las piezas que necesitas, pero conseguirás suficientes materiales simplemente jugando que, si te encuentras especialmente apegado a un arma o pieza de armadura, podrás mejorarla continuamente para seguir el ritmo de los niveles posteriores, más difíciles.

Las regiones son bastante grandes, divididas por zonas subterráneas, mazmorras y similares. Como en cualquier metroidvania que se precie sal [pause for pity laughs] vislumbrarás zonas fuera de tu alcance a las que volver una vez hayas conseguido los objetos de travesía necesarios. También desbloquearás atajos, plataformas y tropezarás con muchísimas trampas. Las trampas, en particular, son de las más crueles que me he encontrado en un juego, y muchas de ellas son casi invisibles si no las esperas. Supongo que no serían muy buenas trampas si estuvieran señalizadas con neón brillante, pero rara vez he tenido la sensación de pisar una oculta por negligencia, en lugar de por trucos con la oscuridad, las paletas de colores o los objetos en primer plano que me impedían verlas.

Aún así, a pesar de todas sus peculiaridades, Ska Studios tiene una sólida entrada aquí. No creo que me encontrara con muchos problemas que no pudieran solucionarse, y me divertí mucho con el juego a pesar de algunas molestias. Si Salt And Sanctuary era Ska Studios imitando tímidamente una fórmula de más éxito, Salt And Sacrifice es ellos encontrando su camino con confianza. Para ser un juego de arrancar corazones, está claro que se le ha puesto mucho corazón, y los fans de Monster Hunter en particular no deberían dejarlo pasar. Eso sí, no esperes la perfección.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *