Análisis de Nightmare Reaper: un FPS de estilo retro que acierta más de lo que falla

Análisis de Nightmare Reaper: un FPS de estilo retro que acierta más de lo que falla

Nightmare Reaper es lo que obtendrías si cruzaras Minecraft con Doom y lo rociaras con las cenizas de un roguelite. Atraviesas bosques y alcantarillas generados proceduralmente, reventando enemigos para conseguir dinero y canalizando tus ganancias en un árbol de habilidades que también es tu propia psique. Básicamente, es genial, pero el polvo de roguelite no da en el clavo cuando una pesadilla literal se convierte en metafórica.

Nightmare Reaper es un FPS de estilo retro en el que encarnas a un paciente anónimo de un psiquiátrico donde, de día, estás encerrado en una pequeña celda llena de garabatos en las paredes y misteriosas notas que detallan siniestros experimentos. Acuéstate en la cama por la noche y ese será tu billete a Nightmareville, lleno de demonios furiosos y M1 Garands y cubos de sangre. Aquí no hay sueños agradables. Sólo viajes generados proceduralmente a un paisaje infernal que se hace más duro cuanto más a menudo te acuestes.

Pero en cierto modo hay que reconocer que las pesadillas molan bastante. Son un retroceso a la gran época del género FPS de Wolfenstein 3D y Doom, con estrofas en abundancia y teclas que vienen en dos colores: rojo y azul. Sin embargo, hay toques modernos, como la posibilidad de apuntar con los rifles para disparar con precisión a la cabeza, y la cámara lenta forzada para que, cuando las cabezas saltan como melones bajo las ruedas de un camión, el juego te permita disfrutar de la lluvia de menudencias que se produce.

Y aunque no hay un camión literal para atropellar a los enemigos, el arsenal del juego cubre prácticamente todas las demás bases. Hay una cabeza de reina avispa que escupe nubes de avispas como una bruja en un concurso de talentos. Los cañones de riel derriban esqueletos como bolas de bolos en la consulta de un médico. Si tienes suerte, puede que encuentres un zángano con forma de globo ocular que nadará hacia los enemigos y los achicharrará. La variedad es realmente increíble. Hablando de cadenas, hay un mayal. Y una katana. También libros que invocan a tu propio ejército de esqueletos.

Un nigromante

Cogí un libro de mago que disparaba rayos o bolas eléctricas si lo cargabas con un clic derecho. Incluso electrificaba un charco de agua y fulminaba a todos los enemigos que había dentro, lo que era un toque genial.

Y todas las armas que encuentres van desde el gris del cubo de ofertas al azul más raro, pasando por el púrpura épico y más allá. Salen de los cofres o de los enemigos que derribas. Ocasionalmente, te acecharán al final de una sala de desafíos, que incluye un poco de plataformas para romper un poco el hielo. Tendrás que saltar por pequeños salientes, evitar pinchos y trampas de llamas. No es como volar en un sueño lúcido, pero bueno.

Los niveles del juego son casi tan variados como su arsenal, y cambian lo suficiente como para que las pesadillas sean lo suficientemente retorcidas. ¿Bosques sombríos? Me encantan. Hay mucho de eso al principio. Pero a medida que cosechas, también visitas ciudades sombrías y minas sulfurosas. Alcantarillas verde neón y una ciudad con fríos sectores industriales. Cada uno de ellos recuerda más a Minecraft que a Doom, por ejemplo, gracias a los estrechos pasillos de voxel que se abren en arenas y luego vuelven a estrecharse. Su estrecha naturaleza funciona muy bien, manteniéndote incómodamente cerca del gore y recompensándote de vez en cuando con un desordenado tango que te permitirá flexionar tu arsenal.

Por supuesto, cosechar también significa otra cosa: sembrar. Sacas una Gameboy SP sin copyright y juegas a minijuegos de Super Mario y no Pokémon sin copyright para que tu personaje se haga más fuerte. En ambos gastas las monedas que te dan los enemigos para mejorar tu munición, tu reserva de salud o lo que sea. Aunque el concepto es bastante divertido durante las primeras rondas, los minijuegos pronto se convierten en un engorro que preferirías cambiar por una subida de nivel instantánea, en lugar de un Bouldermon. Y es que estos minijuegos son demasiado simplistas y bastante chungos, lo que los convierte en un asunto poco divertido después de repetirlos unas cuantas veces.

A veces, por mucho que te hayas esforzado en hacer tus pesadillas un poco más soñadoras, no podrás escapar de un comienzo difícil. Algunos niveles simplemente se generan más complicado que otros. Puede que hayas elegido el arma equivocada para empezar la campaña, lo que es un problema cuando te enfrentas a dragones diminutos que te pican como tábanos, zombis tan altos y rápidos como Paul Radcliffe y arañas mecánicas con predilección por los misiles. La muerte no es un castigo, lo cual está bien, pero si te quedas atascado en la rutina, puedes llegar a depender de la generación procedural o de la caída aleatoria de un arma para librarte de, bueno, una pesadilla. Esperar a que las cadenas de código se alineen a tu favor puede ser, cuando menos, frustrante.

El jugador apunta a un rifle en un monstruo masivo en una zona submarina.

Y experimentar la frustración de una pesadilla que no cede ilumina un espacio vacío. Cuando uno se despierta en el psiquiátrico tras una mala racha, no queda más remedio que volver a dormir y repetir el ciclo. Da la sensación de que aquí falta un tejido conectivo entre la vida y la muerte. Aunque el misterio de la sala crece a medida que juegas, le vendría bien algo que le diera un poco más de sentido al limbo, ya fuera en forma de mejoras adicionales o incluso una indicación para gastar tu dinero. Tal y como está, la elección del marco no parece mucho más que papel de regalo.

En definitiva, Nightmare Reaper es un divertido FPS de estilo retro con un par de elementos rogue-lite para introducir un poco de chispa al sangriento proceso. Aunque la falta de compromiso total con el bucle de recompensas rogue-lite le da un toque - todavía estás en un capricho. Su gran cantidad de armas aleatorias y sus niveles retorcidos hacen que merezca la pena tanto para los veteranos de los FPS retro como para los novatos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *