Análisis del acceso anticipado de V Rising: supervivencia optimizada para todo tipo de chupasangres

Análisis del acceso anticipado de V Rising: supervivencia optimizada para todo tipo de chupasangres

V Rising es un juego de supervivencia de acceso anticipado con un gran enfoque en la artesanía y un toque de MMO. Está siendo desarrollado por Stunlock Studios, la gente detrás de Battlerite arena-brawler que levanta las peleas de MOBAs como Dota 2 o League Of Legends y corta toda la acumulación tedioso. ¿Todo un cambio? Sí y no. V Rising se presenta como algo propio, pero el catálogo de Stunlock se respira en sus combates, su exploración y su actitud despreocupada. Es un juego que te hincará el diente, lo que, a su vez, hará que quieras hincarle el diente a en

Arranca el juego y primero tendrás que elegir un servidor para tus actividades vampíricas. Los más atractivos son los servidores públicos PVP y PVE, todos con capacidad para 40 vampiros en total. El servidor que elijas dependerá de si quieres luchar contra otros vampiros o mantener las cosas estrictamente entre tú y el entorno. Si prefieres actuar en solitario o crear el equivalente a una isla privada, puedes crear tu propio mundo con sus propias reglas e invitar a tus amigos. En resumen, ¡las opciones son múltiples! Y el proceso de entrar y salir de ellas es increíblemente sencillo.

Creo que "fluido" define el juego. Todo, desde las animaciones de carrera hasta la forma en que el botín cae al suelo con destellos plateados, cumple su función con una sencillez casi elegante. Es como si Marie Kondo hubiera peinado el código del juego, se hubiera preguntado si cada hebra de espagueti provocaba alegría, hubiera enrollado las partes superfluas con un tenedor y las hubiera tirado a la papelera. Sí, se trata de un juego de supervivencia de arriba abajo con artesanía, pero hace grandes esfuerzos por deshacerse de los aspectos más quisquillosos del género sin sustituirlos necesariamente por nada. El juego racionaliza la vida vampírica para maximizar la acción por encima del tedio.

Los pequeños engranajes de los grandes sistemas de V Rising hacen que incluso las cosas más laboriosas respeten tu tiempo. Por ejemplo, el acto básico de recolectar materiales no difiere en nada del de golpear a un enemigo. Simplemente mantén pulsado el botón izquierdo del ratón junto a algunas rocas o árboles y recibirás los recursos directamente en tu mochila. ¿Te pisa los talones un lobo? Simplemente date la vuelta y esos mismos golpes empezarán a reducir su barra de salud.

Un Waygate construido por el jugador en V Rising, que permite viajar rápido a otras áreas del mapa.

La vertiente "Multijugador Masivo Online" del juego no es masiva.e; en todo caso, es más bien "Multijugador en línea de medio a bajo nivel". Aunque no vas a encontrarte con cientos de vampiros merodeando ni chats globales repletos de argumentos de venta, los servidores públicos más concurridos pueden fomentar una comunidad fuerte.

Incluso fabricar cosas al principio es una gozada, ya que el juego elimina los estabilizadores de supervivencia a un ritmo perfecto. Las instrucciones aparecen en la parte superior derecha de la pantalla, con tareas en el portapapeles como "Crea una espada de hueso" y su lista de la compra justo debajo. Rápidamente aprenderás que los esqueletos dejan caer huesos y los ciervos pieles de animales, que puedes utilizar para fabricar espadas y grebas. Te das cuenta de que puedes fabricar sobre la marcha e incluso hacer cola para trabajos, y que el nuevo equipo hace que tu nivel aumente. Al cabo de, digamos, media hora más, ya tienes los principios de una casa: un ataúd (cama), un banco de trabajo, algunas paredes, todo lo cual es fácil de girar y encajar en tierra, con la expansión o deconstrucción de una brisa.

Las tareas siguen apareciendo a medida que juegas, pero ya no son tan sencillas. Conseguir A para hacer B requiere construir C.que lleva a D. Aquí es donde el bucle de artesanía del juego hinca el diente, ya que la perspectiva de un nuevo horno significa que puedes seguir con esa otra cosa que viste en el menú de artesanía. No se trata en absoluto de una nueva e innovadora visión del género de la supervivencia, ya que sigue muy de cerca la plantilla de Valheim, pero funciona de maravilla.

Y una de las mayores ventajas de V Rising respecto a Valheim es su progresión centrada en los jefes. En Valheim, tu objetivo final es reunir recursos y potenciarte lo suficiente para enfrentarte a jefes cada vez más difíciles repartidos por el mapa. Derrota a uno y obtendrás las llaves del otro. V Rising toma prestada esta idea en gran medida, vinculando una enorme lista de jefes a recompensas esenciales -y algunas no esenciales- que necesitas para conseguir cosas más poderosas. De nuevo, no es algo nuevo, pero cuando el proceso es una glorificada reunificación de los cinturones, es difícil no emocionarse cuando el duro trabajo te ayuda a forjar un camino hacia el indiscutible campeón de los pesos pesados del mundo nocturno.

V Página de seguimiento de altar de sangre Alpha Wolf, que muestra una imagen del gruñido Alpha Wolf a la derecha y una lista de jefes a la izquierda

Seguirás a los jefes a través del Altar de Sangre de tu base. Es un poco como seguir tus sentidos de Witcher, ya que un rastro rojo se abrirá paso periódicamente y te indicará dónde está acechando fulanito o menganito.

Los combates contra los jefes son muy tensos, con fuertes influencias de los días de Battlerite del equipo de desarrollo. Se trata de entrelazar ataques entre esquivas y usar tus habilidades vampíricas para reducir aún más las barras de salud. Los enemigos escupen charcos de ácido con área de efecto o lanzan flechas en forma de arco, así que hay que esperar el momento oportuno para golpearles con una réplica. Pero no esperes combates del nivel de los MOBA, en los que la posición es vital y la gestión del enfriamiento es lo más importante. Mientras prestes atención, mantengas pulsado el botón izquierdo del ratón y machaques tus botones de habilidad, todo irá bien.

El combate se intensifica cuando te has enfrentado a algunos de los jefes, ya que añades sus habilidades a tu repertorio una vez les has mordisqueado el cuello. Grandes orbes, ráfagas de hielo, explosiones venenosas, carreras sombrías: sí, son un buen momento y refuerzan el hecho de que, sí, eres un vampiro. Con toda la atención puesta en construir aserraderos y cortar madera, a veces es fácil olvidar tu identidad como señor de la noche.

Obligarte a revolotear entre rebanadas de sombra es una idea novedosa que confiere al mundo una sensación orgánica, pero resulta un poco irritante.

Los recordatorios vienen en forma de sol, ese círculo bastardo en el cielo. Si te quedas demasiado tiempo bajo sus rayos, te achicharra. Por suerte, las noches son más largas, así que es entonces cuando es mejor salir a hacer tu trabajo. Obligarte a revolotear entre las zonas de sombra es una idea novedosa que da al mundo un aire orgánico, pero resulta un poco irritante cuando tienes poco tiempo y sólo quieres hacer las cosas.

El mundo en sí es bonito y en gran medida tranquilo, lo que quita el gusanillo de la exploración cuando sale el sol. Es un escenario de fantasía tradicional, con robles y bandidos, montañas nevadas y tierras de labranza pardas. No hay vistas impresionantes ni sorpresas, la verdad, pero me gusta que al menos parezca vivo. Te toparás con peleas entre lobos y bandidos, o incluso entre dos jefes, en las que montones de botín se esparcen por los caminos de tierra denotando pobres almas que han quedado atrapadas en el fuego cruzado.

Dicho todo esto, V Rising está pensado como una experiencia cooperativa. Puedes jugar solo sin problemas, pero cuando asaltas campamentos de bandidos y construyes cosas, tienes la sensación de que prefieres celebrar estas sorpresas, luchas y logros con tus amigos. Sobre todo porque las cosas mundanas, como extraer cobre o esperar a que los lingotes salgan del horno, pueden empezar a agotarte, por muy simplificadas que sean. Estos momentos tranquilos se llenan mejor con la charla de Wagatha Christie, seguro.

V jugador ascendente que se alimenta de un oso con criatura tipo de sangre y 1% de calidad de sangre en un bosque oscuro.

Si la barra de salud de un enemigo baja lo suficiente, puedes alimentarte de su sangre y matarlo al instante. Sólo tienes que prestar atención a la calidad de su sangre, ya que cuanto mayor sea el porcentaje, mayores serán las bonificaciones temporales.

El PVP también añade un interesante elemento de amenaza a los procedimientos, ya que otros vampiros pueden arrebatarte ese título indiscutible. Personalmente, nunca me ha gustado el PVP, pero imagino que es un gran momento si puedes reunir a un clan e ir de pillaje. Dicho esto, no siento que me lo haya perdido. El PVE es lo mío y el juego me permite jugar a mi manera, con muchas opciones si quiero diversificarme un poco, y ningún juicio si vuelvo arrastrándome a mi estilo PVE.

V Rising tiene algo para cada tipo de jugador, y ese es su mayor punto fuerte. No es un simulador de supervivencia superdifícil en el que tienes que sorber tu orina para evitar una barra de deshidratación, o en el que te ves obligado a fabricar un palillo de dientes para evitar que la enfermedad de las encías te derrita la boca. La artesanía y el combate son fácilmente accesibles, con una preciosa pista de aterrizaje que te guía suavemente a través de sus sistemas interconectados antes de dejarte despegar por tu cuenta, como un Boeing 747, o un murciélago gigante con motores a reacción peludos y una cabina por nariz. Y aún no está terminado.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *