Un repaso a Ludum Dare 27

Alguna vez hemos recogido distintas noticias en relación a Ludum Dare, pero nunca nos ha dado por dedicarle un espacio más amplio a alguna de sus ediciones, por lo que más nos vale empezar contextualizando. Ludum Dare, por si alguien desconoce a qué nos referimos, es una competición a contrarreloj de desarrollo de videojuegos. La idea se le ocurrió a Geoff Howland por abril de 2002 y hasta la fecha ha generado, con esta última, un total de 27 competiciones. Las reglas son bastante sencillas. Por un lado está la competición tradicional donde se pide a los participantes que trabajen solos, que se centre en la temática propuesta en esa edición y que se genere todo el código y el contenido del juego en 48 horas, permitiéndose cualquier herramienta de trabajo. Después, los participantes tienen una semana para jugar a los obras de sus iguales y colocarle una puntuación. Fácil. Por otro lado, en la Jam de Ludum Dare si se permite trabajar en equipo y el límite de tiempo para el desarrollo se extiende a las 72 horas, lo que ayuda a generar juegos algo más complejos.
¿El premio de todo esto? Pues bien, no hay premio tangible más allá de la reputación que supone liderar con tu juego alguna de las tablas de clasificación, ordenadas por distintas categorías: innovación, diversión, tema, gráficos, audio, humor, emoción, comunidad y mejor puntuación general. Bueno, ese premio y en que en The Vault os dediquemos este homenaje, ejem.
Hecha la enciclopédica introducción, en esta primera entrega nos centraremos en la edición 27 de certamen, que finalizó a finales de agosto. En este caso, la temática llevaba por nombre “10 segundos” y, como veremos, la libre interpretación ha dado para juegos de todo tipo. La idea es comentar algunos de los juegos más llamativos que se han creado y, por supuesto, invitaros a catarlos (os recordamos que son gratuitos y casi todos se puede jugar desde el mismo navegador). Así que dividiremos esto en dos partes, una para la competición tradicional (Compo) en solitario y con 24 horas de tiempo límite y otra para la Jam, donde se puede trabajar por equipos y con un margen de 72 horas. El drama es que sólo voy a hablar de 10 juegos, dejándome algunas joyas tremendas en el tintero, así que os invito fuertemente a visitar el listado completo.

Probe Team
Resulta casi imposible no empezar hablando de trabajo de Andrew Shouldice, proyecto que obtuvo la mejor media general de los distintos apartados. En el juego tomamos el control de un grupo de naves de pruebas encargadas de explorar y reparar un sistema. Cada una de nuestras naves tiene un motor con una autonomía de 10 segundos, es decir, que debemos de calcular a la perfección cada movimiento. Podemos pulular con cada nave el tiempo que queramos, pero el total de tiempo que vamos a poder mantener pulsado el acelerador es eso, 10 segundos. Idea sencilla y mecánica tremendamente simple: cuatro botones de dirección para movernos. Y sí, obviamente es un título a destacar por sus toques de puzle, gestión y exploración, generando un microjuego robusto cuyo autor no ha dudado en mejorar ligeramente a posteriori para ser compatible con hardware anterior. Podéis catar ambas, la versión que Andrew presentó a concurso y otra posterior, sin nuevas características pero con mejor compatibilidad con ordenadores más antiguos.

Emily Escape!
Quizá uno de los títulos que mejor entra por los sentidos gracias a los geniales sprites y a su banda sonora. Su autor, avaki, nos propone controlar a una colegiala japonesa con una escopeta entre sus manos cuyo objetivo es escapar del recinto donde se encuentra. ¿Cómo? Pues abriéndose paso a cañonazos, obviamente. El juego presenta un sistema basado en habitaciones creadas aleatoriamente que debemos limpiar de enemigos en menos de 10 segundos. Vale, quizá el tema en esta ocasión esté un poco más metido con calzador pero el resultado general lo vale (pese a algunos problemas relacionados con Emily, quien a veces se queda congelada). A mi no me cabe la menor duda, si avaki continúa el desarrollo de este juego incluyendo nuevas armas, enemigos, jefes finales y desafíos, el resultado podría ser un título muy a tener en cuenta, sobre todo para dispositivos móviles y tabletas. En este caso el juego debe ser descargado y sólo corre en Windows.

Proletarian Ninja X
Me toca sincerarme y decir que, seguramente, sea el producto de deepnight el que más me haya enamorado. Por un lado, lo extraño del contexto (un ninja en los años 30 del pasado siglo luchando contra el capitalismo) y por otro una idea que recuerda a Hotline Miami. Aquí también hablamos de ese nerviosimo y de lo importante de la velocidad para eliminar a todo lo que se mueve desde un plano cenital. Diez segundos por fase y una vulnerabilidad digna de un jarrón de porcelana. Se echa en falta un sonido algo menos simplón, pero realmente da igual, porque el ninja proletario entiende perfectamente como han de casar jugabilidad y reto. Genial. Por cierto, podéis jugarlo directamente desde el navegador.

Clockwork Cat
Las geniales posiciones que ocupó este trabajo (entre ellas, como el segundo mejor juego en puntuación global) ya indican por qué debíamos probar el plataformas de patrickgh3. Puzles, saltos y contrareloj en un juego que funciona como un genial boceto para un título mayor.Clockwork Cat dura poco más de 3 o 4 minutos y arranca sin demasiadas pretensiones, pero al llegar al primer puzle te das cuenta de su potencial, de lo divertido que resultan sus rompecabezas con unos elementos mínimos. El problema es que te quedas con ganas de más contenido, de ver la idea ampliada y de dedicarle mucho más tiempo que esos míseros segundos, porque por desgracia resulta poco rejugable. Aún así, resulta muy divertido. Podéis echarle el ojo online.

Solitude
Despertar de una criogenización, solo, en el futuro y sabe Dios dónde. ¿Hay algo más desesperante? Claro que sí, que el mundo que te rodee esté a ocuras y tan solo lleves encima una literna cuya automonía no sobrepase los 10 segundos. Esta es la genial ocurrencia de rxi, un plataformas con cierto sabor a Metroid y a esa sensación de soledad. Aquí nos toca explorar, perdernos, no saber hacia dónde vamos y resolver pequeños rompecabezas que nos permitan recargar la linterna lo antes posible. Y no sólo de esto vive Solitude, porque se empeña en darle un broche final con una banda sonora a la altura que la angustia espacial demanda. De nuevo, sencillez en los controles (con cuatro botones basta) para ponernos ante un juego que podría ser el juego ochentero del largometraje Moon. También disfrutable desde el mismo navegador, víaflash.

Ten Seconds To Live
Arrancamos con los juegos de la Jam con un título desarrollado por un equipo español, 5ants team, compuesto por Xavi Terris, Marc Terris, Albert Badosa, Luis Miguel Blanco y Miguel Santirso. La idea es de las que, a mi parecer, se ajustan de una forma más inteligente al tema propuesto (aunque no es la única que habla de veneno y antídotos). Aquí nos despertamos con amnesia en una casa desconocida y lo primero que descubrimos es que estamos envenenados. Y sí, vamos a morir en 10 segundos. Así que nos toca movernos rápido, interactuar con el entorno y perecer al instante, tratando de resolver, partida tras partida, qué narices ha pasado y cómo podemos poner una solución al problema. Un déjà vu infinito con tintes de novela negra. Además, no sólo el concepto de juego es lo señalable del proyecto, su estética y la banda sonora de Alex R. Flaqué saben poner el listón bien alto. Unas partidas inolvidables a un click de distancia.

NXTWPN10
Detrás de este jeroglífico nombre está el minijuego de graebor, un matamarcianos a la vieja usanza bastante vistoso y con ciertas peculiaridades. El concepto se entiende mejor jugando, pero voy a tratar de explicarlo. Basicamente el concepto principal del juego es el de ronda. Cada una de ellas dura 10 segundos, tiempo en el que si limpiamos el mapa de enemigos obtendremos salud a cambio. En cada ronda utilizaremos un arma al azar, a veces bastante locas, y si conseguimos limpiar el mapa en menos de 10 segundo y sin disparar o sin haber sido dañados entraremos en un bonus. ¿El fin de todo esto? Pues basicamente ver cuántas ronda aguantamos. Efectivamente, el juego se ampara en los cimientos de un género que lleva demostrando que funciona desde tiempos primigenios, por lo que era inevitable que nos encandilara, más con ese homenaje a los neones y a esa música tan trillante pero tan bella. Quizá la única pega que podría ponerle es que no soy muy amigo de su puntero a base del ratón, pero amigos, eso sería ponerse muy quisquilloso por mi parte. Prueben ustedes mismos desde el navegador.

The Super Fair Trial Show
La justicia no funciona. Es lenta y, sobre todo, aburrida. Por eso el equipo de Pixel Cows proponen mejorar el sistema judicial llevando a los criminales a un plató de televisión, entregarle un arma y ver cómo se la apañan enfrentándose a hordas de monstruos. Básicamente estamos ante unSmash TV, con todo lo bueno que eso implica, donde mapas y enemigos van generándose de forma aleatoria. El sistema de juego se basa en una idea muy similar a la de NXTWPN10, donde cada 10 segundos podremos cambiar de arma si nos lucimos. Quizá, en este caso, estamos ante un juego que integra la temática de la Jam de forma anecdótica, sin embargo, el resultado general y detalles como ver supuestos tuits en pantalla de los espectadores que nos están viendo hacen que aplaudamos locamente lo que tenemos frente a nosotros. Eso sí, sólo para Windows. Un clicky a descargar estos 22 megas.

Every 10 Seconds a Window Washer Falls to his Death
Y aunque todos los juegos que estoy comentando entran dentro de mi top de recomendaciones, he aquí otro que roza los primerísimos puestos de mi corazón. Primero porque adapta el tema con un humor negro y una originalidad que me encanta. La idea ha sido sacada de una noticia en The Onion, donde se habla de un estudio que demuestra como cada 10 segundos muere un limpiacristales de rascacielos. Concepto que se transforma en una genial dinámica jugable, segundo motivo de mi amor. Aquí tomamos en papel de un caballero con jetpack que se encarga de evitar que los limpiacristales mueran. El objetivo, dependiendo del modo (porque hasta nos proponen dos), es ver cuanto tiempo aguantamos sin que ninguno se haga un huevo frito contra el suelo o ver cuánto tiempo tardamos en limpiar un edificio entero. En esta web podéis probar este título de Dom2D, Alberto Serboncini y Ryan D. Roth.

SMS Racing
Cerramos este repaso con un trabajo bastante loco que porta el humor por bandera. Si eres conductor, tienes amigos y llevas Line o Whatsapp en tu móvil, fijo que este es uno de tu dramas cotidiano: recibir doscientos mensajes apenas empiezas a conducir. El responsable de este juego, hlink, lo sabe y quiere llevar este espectáculo a la conducción arcade. ¿Qué tenemos aquí? Pues un juego de coches cuyo fin no es otro que intentar batir el mejor tiempo dando una vuelta a un circuito, sin embargo, deberemos contestar mientras estamos al volante a los mensajes que nos lleguen al móvil antes de 10 segundos si no queremos ver la pantalla de game over. Eso significa no mirar a la carretera y acabar empotrado cada pocos metros. Un drama transformado en uno de los retos más complicados de esta edición de Ludum Dare. Yo, confieso con la mano en el pecho, que no he conseguido completar ni una vuelta. Aquí el enlace para que lo intentéis vosotros. Suerte.

About

Categories: videojuegos