Su mirada no se cruza con la de Jesús, se encuentra con ella en la lejanía, en el misterio de Dios, donde parece encontrar la respuesta serena a tanto dolor, a tanto sufrimiento de la humanidad que, vistos con la perspectiva del Padre, se revelan llenos de paz y sentido, se llenan de gozo en el amor. La mirada de María refleja la Filantropía de Dios, ese amor a los hombres que está en el principio de la creación y de la Historia de la Salvación. ), Legión de las Almas Pequeñas del Corazón Misericordioso de Jesús. El esquema iconográfico incluye dos figuras: la Virgen y el Niño Jesús, que se aferran entre sí las caras. Este icono es una llamada a la conversión por el camino de la belleza: por la experiencia viva de la misericordia divina que se nos revela a través del Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María. El icono de Vladimir mezcla admirablemente dos estilos de representar a la Madre de Dios. La tercera estrella, la de su lado derecho es el mismo Niño que reposa sobre su hombro y cumple la profecía: “Yo soy la estrella radiante de la mañana” (Ap 22,16). “La pintura tiene que ser para el ojo de la persona, lo que la palabra es para el oído: exhortación, ánimo, instrucción.” (San Basilio) “La iconografía cristiana transcribe mediante la imagen el mensaje evangélico que la Sagrada Escritura transmite mediante la palabra. Las palabras interpelan el oído, la imagen se dirige a la vista. Es una iconografía muy estandarizada que representa a la Virgen María y al Niño Jesús en una relación personal entrañable. (Heb 5, 12). Orar con el Icono de la Virgen de la Ternura, Cuaderno de Taize en pdf sobre Los Iconos, Medjugorje: mujer ciega ve después del milagro del sol. ( Cerrar sesión /  María la recoge, la muestra, nos la ofrece. Una vez más, se dirige al espectador para tranquilizarle: “Los que confían en el Señor son como el monte Sión: no tiembla; está asentado para siempre” (Sal 124), “Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo” (Sal 22). Lo sentimos, tu blog no puede compartir entradas por correo electrónico. Eleousa (Ἐλεούσα, "ternura", en griego) es el nombre con el cual se conoce al icono de la "Virgen de la Ternura". Que tus ojos te acerquen a la Santísima Virgen con una mirada de fe, suplicándole que te dé acceso a su intimidad para hacer más tuyo, más cercano el misterio de la misericordia de Dios. Resuenan en el icono la profecía del anciano Simeón “Una espada te atravesará el alma”(Lc 2, 35), mientras  “conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón” ( Lc. El conjunto del dibujo se encuentra en un triángulo, con vértice en la cabeza y base en la del cuadro, inscrito en el rectángulo que forma el icono mismo. La tercera estrella, la del lado derecho es Cristo mismo:“Yo soy la estrella radiante de la mañana” (Ap 22,16). El material ha sido grabado unos días antes de su fecha de publicación. Es el Dios que, además de hacerse pequeño en una eterna kenosis para “ser uno de tantos”, se hace Paráclito consolador de todos. Me gusta contemplar en este gesto a María, Madre de los sacerdotes y maestra de vida eucarística. La mirada de María se dirige al espectador porque ambos son los destinatarios de la herencia de Jesús: “Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo que amaba, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo”. La ternura muestra la imagen de Dios a la humanidad, está en el corazon de toda forma de amor y de amistad.La ternura es el sentir profundo del ser, es saber amar con el corazon. Dos de ellas son evidentes en el dibujo. Imagen y Palabra se esclarecen mutuamente.” (Catecismo 1160) Los iconos cristianos son como ventanas de acceso al misterio de Dios. La Virgen estrecha al Niño mientras lo sujeta en un claro gesto de cariño maternal con su brazo derecho, mientras lo señala con su mano izquierda como el camino único de  salvación. Por un lado, el misterio de todo hombre que puede reconocerse en ese conjunto de dolor e incertidumbre que refleja el rostro de María y que, a la vez, puede ser  consolado por un Dios tan pequeño que puede introducirse en las profundidades del alma, en los secretos más recónditos y llenarlos de su Gracia sanadora. La Virgen de la ternura: ‘Eleusa’. Estrechamente vinculado a la historia de Rusia esta figura de la Virgen es uno de los iconos más populares, venerados en el orbe cristiano, y desde el siglo XIV se venera esta imagen de la Virgen como “Madre de Rusia”. Tiene tres estrellas, una en la cabeza y dos en los hombros: simbolizan su virginidad antes, durante y después del parto, así como la Santísima Trinidad. A través de la mirada toma posesión del mensaje que Jesús y María te quieren dar y escucha la voz interior del Espíritu Santo. Salmo 22, 4), De inmediato vienen a la memoria las palabras de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego, prolongación de los sentimientos del Sagrado Corazón de Su Hijo: “No temas esta enfermedad, ni en ningún modo a enfermedad otra alguna o dolor entristecedor. Error en la comprobación del correo electrónico. María, que aparece sentada, sostiene al Niño con uno de sus brazos mientras presiona la mejilla del bebé contra su propia mejilla y el Niño le devuelve ese gesto de cariño, bien abrazándose a ella, con  un brazo, bien acariciándola el rostro. Es un gesto que exige siempre una respuesta personal. SIMBOLISMO DEL ICONO DE LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO 1 ... La Asunción de la Virgen María - Breve Explicación ... A la Virgen de la ternura - Eduardo Meana - … El rostro de María refleja el peso del sufrimiento que lleva dentro, con una expresión de melancólica dulzura y un gesto de maternal ternura hacia su hijo. María guarda silencio, escucha la voz interior. La boca es pequeña. Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Rm 8, 35-39). La veneración del icono "Nuestra Señora de la Ternura" en Rusia fomentó la creación de numerosas repeticiones, que, sin embargo, nunca fueron copias. El iconógrafo reprodujo sólo la característica iconográfica principal de este tipo de imagen, pero, al repensar la imagen de la Virgen con su Hijo, el a… Luego, dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre” (Jn 19, 27). Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, El diálogo sin palabras entre el hijo y su madre inundan el espíritu del creyente de otros diálogo futuros. Los ojos de María son grandes, con pupilas que se expanden y cejas que se prolongan, como queriendo abarcarnos a todos, los que nos acercamos a ella y los que no, y diciendo que esa invitación se extiende a todos los hombres por igual. El color púrpura, color exclusivo del emperador, domina el vestido de María, como corresponde a su condición de Reina. A la vez, parece abandonarse en ese abrazo de quien es Hijo de Dios. antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, Cambiar ), Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. De una forma refleja, el espectador busca las manos de la Virgen. La Virgen de la Pasión: ‘Strastnaia’. La relación del alma con Dios es un tema místico frecuente en los Padres. Dentro de estos iconos de la ternura son  variantes muy conocidas la "Virgen Glicofilussa" (la del dulce beso), y también la Virgen Glicofilussa Kardiotissa (la del dulce beso que sale del corazón). La mirada de María se dirige al espectador porque ambos son los destinatarios de la herencia de Jesús. No es el rostro de ninguna mujer concreta porque no puede ser confundida con ninguna otra y, a la vez, debe ser una mujer universal, modelo de cada uno de sus hijos llamados a dar a acogida a Dios en nuestro interior. (…) Comparto algunos elementos que a mí me ayudan del icono de la Virgen de la Ternura, o la Virgen de Vladimir. “Seguís necesitando que alguien os vuelva a enseñar los primeros rudimentos de los oráculos divinos; y estáis necesitados de leche y no de alimento sólido” . En el icono de la Virgen de la Ternura “amamantando” a su Hijo-Jesús la Iglesia ve a la Mater Eclesiae amamantando con “leche espiritual” a sus hijos espirituales. En esos ojos podemos contemplar la profundidad contemplativa de María ante el misterio de la Encarnación del Verbo y el terrible dolor ante sufrimiento redentor de su Hijo prolongado en su Cuerpo Místico que es la Iglesia. Su pequeña boca, de labios bien delineados, nos habla de la necesidad de la escucha ante la Palabra de Dios. Confraternidad de los Corazones Unidos de Jesús y María, PERMANECER EN SU AMOR – MEDITACIÓN CRISTIANA, El Adviento y la Navidad según Benedicto XVI, Deuteronomio 15, 7-11 : Abre la mano a tu hermano. Ese estrechamiento entre las mejillas de la Madre y del Hijo comunican al espectador la amorosa comunión que une a las dos personas. – El vestido de María es de color púrpura que representa su condición de Reina. El juego de miradas entre Jesús, María y nosotros es como una espiral o un círculo virtuoso que llama a un mayor amor y una creciente intimidad. El tipo Eleousa es la serie más tierna de la iconografía mariana, revelando el lado íntimo de la comunión de la Madre de Dios con su Hijo. Proyecta una sensación de recogimiento, ternura y puro amor. Es la gran catequesis del iconógrafo que señala al único Camino, a la fuente de Vida, a la Verdad. La inscripción "Eleusa" aparece ya en algunos iconos bizantinos del tipo Nuestra Señora de Odigitria en los siglos IX-X. Orar con el Icono de la Virgen de la Ternura, «Conviértanse y crean en el Evangelio». Recuerda, estas notas son sólo una iniciación, lo más importante en esta forma de oración es la interiorización de la verdad que contiene el icono para de allí pasar al encuentro personal con Dios y al diálogo con Él. También la composición triangular del icono nos habla de la Trinidad que abarca y penetra todas las cosas, como el manto que cubre todo el cuerpo de la Virgen (“el Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”, Lc 1, 35). Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión: Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. La veneración del icono "Nuestra Señora de la Ternura" en Rusia fomentó la creación de numerosas repeticiones, que, sin embargo, nunca fueron copias. El secreto de su mirada interior volcada sobre la belleza del misterio de Dios se nos comunica a través de la mirada exterior. Akathistos, Himno Liturgico Mariano (+ audio). – La figura de María es dinámica, como la Iglesia en camino; la de Jesús es estática: roca firme que fundamenta el universo y que nos sostiene en las dificultades de la vida: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? Esta mano tiene la forma de un cáliz, que recibe la Sangre Redentora de Cristo. Se trata de establecer una unión espiritual con María, de sentir cerca a nuestra Madre que está en el cielo y que el icono representa. El esquema iconográfico incluye dos figuras: la Virgen y el Niño Jesús, que se aferran entre sí las caras. Luego, dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre” (Jn 19, 27). La mirada de la Santísima Virgen no se dirige a Jesús sino al orante que está delante. Oh Jesús, Rey y Señor de la Iglesia: renuevo en tu presencia mi adhesión incondicional a tu Vicario en la tierra, el Papa. Así, la conmovedora composición contiene una profunda idea teológica: la Madre de Dios se nos revela no sólo como una Madre que acaricia a su Hijo, sino también como un símbolo del alma en estrecha comunión con Dios. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. Este icono de Nuestra Virgen del Socorro está pintado en madera y mide alrededor de unas 20″ de altura (54 x 41,5 centímetros) y representa a la Virgen María, bajo el título "Madre de Dios", sosteniendo al Niño Jesús y con distintas simbologías a su alrededor. Cuaresma 2012. Por favor, vuelve a intentarlo. El conjunto del dibujo se encuentra en un triángulo, con vértice en la cabeza y base en la del cuadro, inscrito en el rectángulo que forma el icono mismo. Los rostros, las vestiduras y, en general, el cuadro todo irradian la intensa luz del Tabor, la luz propia de la santidad de  Cristo, luz del mundo. En el rostro de Jesús podemos ver el rostro de cualquier niño que se abraza a su madre  queriéndola transmitir protección y consuelo cuando la ve sufrir, dándola seguridad y protección con su abrazo y  consuelo con su mirada compasiva y con el incipiente beso en la mejilla  de María. De Cristo que se encarnó, murió y resucitó por amor al Padre y a todos nosotros. El rostro de María refleja el peso del sufrimiento que lleva dentro: María mira con ternura y tristeza a los que sufren en su peregrinación terrena y a la humanidad pecadora que ofende a Su Hijo. La mano derecha está sosteniendo a Jesús, lo levanta, lo alza para mostrar su gran tesoro. Simboliza el misterio de la Trinidad inscrita en el ser del mundo. En el centro del icono el brazo izquierdo de la Virgen señala a Jesús, mientras lo sostiene y lo muestra sostenido por el derecho. Aplaca los vientos erosivos de la infidelidad y la desobediencia, y concédenos que, en torno a él, tu Iglesia se conserve unida, firme en el creer y en el obrar, y sea así el instrumento de tu redención. Si María, como Mater Ecclesiae,  representa a cada uno de sus hijos, el Niño-Cristo es la persona divina que se ha entregado a la humanidad por amor. Contemplación de la Virgen de la Ternura Fuente www.la-oracion.com , P. Evaristo Sada LC La oración con iconos Las palabras interpelan el oído, la imagen se dirige a la vista. La maforia presenta tres estrellas doradas, situadas en la frente y en cada hombro, como signo de su inocencia virginal ("inmaculada antes del parto, en el parto y después del parto"). ( Cerrar sesión /  Es una iconografía que representa a la Virgen María y al niño Jesús con una figuración muy estandarizada. No te quedes en la lectura de estas reflexiones, sino detente, contempla la imagen con veneración; no una sino muchas veces y con mucha calma, con la certeza de que el Espíritu Santo te hablará. La serena belleza de su rostro no es deslumbrante, surge de su interior, exige serena contemplación para dejarse impregnar del  Espíritu Santo, de cuya gracia está llena. Así sea. Es una Virgen tan dulce, sencilla, con una cara de quieta serenidad. Incluye cantos y la lectura de un pasaje bíblico. Nuestra Madre del cielo nos invita a todos sus hijos a participar de la vida de Dios en una intimidad familiar con la Santísima Trinidad, junto a la Madre, gracias a la puerta que Cristo Redentor nos abrió por su pasión, muerte y resurrección. – Los oídos están cubiertos. El gesto de la Virgen que da al niño la Palabra, lo podemos encontrar en los iconos llamados "Eleusa Kykkotissa", que toman este nombre del monasterio de Kikko, en Chipre, donde se ve a la Virgen que lleva al niño, en sus brazos y que le ha dado el libro de Isaías. Frente a ella hice mi oración personal esta mañana. En 1941, la aeronave y de esta manera tres veces rodeó la capital, después de … – La mirada. ¿Quién no percibe a simple vista en nuestro icono del Perpetuo Socorro este triple mensaje? La Madre alimenta al Hijo, de la misma manera que alimenta nuestras almas, realizando lo que pide la Escritura: “Como niños recién nacidos, ansiad la leche espiritual, no adulterada, para que con ella vayáis progresando en la salvación, ya que habéis gustado qué bueno es el Señor” (1Pe 2,2s). Porta la aureola o nimbo propio de la participación en la santidad de Dios que adorna a todos los santos. Un Dios que habla al interior del hombre, por ello los oídos de la Virgen están cubiertos, porque es en el corazón donde se le encuentra, como nos enseña san Agustín"> “tú estabas dentro de mí y yo afuera”. En el rostro de Jesús podemos ver el rostro de cualquier niño que se abraza a su madre queriéndola transmitir protección y consuelo cuando la ve sufrir, dándola seguridad y protección con su abrazo y consuelo con su mirada compasiva y con el incipiente beso en la mejilla de María. ¿Acaso no estoy yo aquí, que soy tu madre? La característica principal del tipo iconográfico es el contacto de los rostro del Bebé y de la Madre. La mirada de María se dirige al espectador porque ambos son los destinatarios de la herencia de Jesús: “Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo que amaba, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo”. (cf. OH Virgen gloriosa y bendita. Es representada además, entre diversos personajes y Santos que varían entre representación y representación. ( Cerrar sesión /  Jesús, con un rostro que irradia humanidad y ternura, la protege y la consuela con su mirada compasiva y con el contacto de su mejilla con la de María. Me centré sobre todo en la imagen de la Virgen María. ( Cerrar sesión /  Lo más bello en su rostro son sus ojos: fuente de profunda paz. Experiencia crecimiento espiritual: Fabiana Corraro de Meana, Tres pasos para orar con la sencillez de un niño, Algunos minutos de la oración común en Taizé, Francia. La respuesta de María se dirige al espectador cuando señala a su hijo, y nos invita a rezar con ella: “Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti” (sal 15), “Guárdame como a las niñas de tus ojos, a la sombra de tus alas escóndeme”. Pero el símbolo remite a algo superior al evidente afecto filial humano. La característica principal del tipo iconográfico es el contacto de los rostro del Bebé y de la Madre. La Eleusa (Ἐλεούσα, "ternura", en griego) es el nombre con el cual se conoce al icono de la "Virgen de la Ternura". La mirada de María refleja la Filantropía de Dios, ese amor a los hombres que está en el principio de la creación y de la Historia de la Salvación. El gesto de señalar a Jesús con las manos es un signo que aparece en todas las figuras iconográficas, sean éstas ángeles, apóstoles, profetas o, como aquí, la misma Virgen. Cambiar ), Estás comentando usando tu cuenta de Google. Ahonda en esta relación entre significante (el amor filial humano) y significado (algún aspecto de la relación entre Dios y el hombre) una variación del tipo iconográfico de "ternura": aquél en el que la imagen de la Madre de Dios está amamantando al Niño Jesús. La luz que se refleja en el rostro de María nos recuerda que la belleza de la creación es transparencia de la belleza de Dios y que en el caso de María, la llena de gracia, brilla con una fuerza especial. Rosario o Coronilla de la Divina Misericordia. ¿Acaso no estás bajo mi sombra, bajo mi amparo? Cambiar ), Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Por un lado, pertenece indudablemente al tipo Eleousa, es decir, de la ternura, y, por otro, al de la Hodigitria, la que muestra el camino, como indica su gesto. (Juan Pablo II, Duodecimum saeculum). La belleza del rostro de María no deslumbra exteriormente; se trata de una belleza interior, propia de quien está impregnada del Espíritu Santo, de cuya gloria es transparencia. Su pequeña boca, de labios bien delineados, nos habla de la necesidad de la escucha ante la Palabra de Dios. Así fue escrita por Teófanes el griego en la deesis de la Catedral de la Anunciación del Kremlin, en Moscú, enfatizando con ello la virginidad, la pureza de la Madre de Dios. las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. La Virgen de Vladimir es, de forma semejante al de la Trinidad, de Rublev, el arquetipo de los iconos de la Madre de Dios, por lo que merece detenerse en la contemplación del mismo considerando la catequesis que, con luces, colores y figuras, el artista nos quiere hacer llegar. En Rusia, un cierto tipo de íconos de la Madre de Dios que no se correspondía exactamente con la línea iconográfica griega "Eleousa" (ελεουσα), recibió este nombre de "Ternura” y con el paso del tiempo se fue consolidando a través de un cierto esquema iconográfico propio. ¿Acaso no soy yo la fuente de tu alegría? Al mismo tiempo nos está diciendo que no tenemos de qué preocuparnos, pues el Corazón de Jesús nos mira con compasión como lo hace con Ella: Dios es rico en misericordia, es consuelo para el que sufre y es luz para su pueblo que camina en tinieblas: De inmediato vienen a la memoria las palabras de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego, prolongación de los sentimientos del Sagrado Corazón de Su Hijo: Este icono es una llamada a la conversión por el camino de la belleza: por la experiencia viva de la misericordia divina que se nos revela a través del, LA ORACIÓN CRISTIANA -según Catecismo Iglesia Catolica-, Benedicto XVI: “La oración es una lucha…”, Orar con… El rosario, oración contemplativa, Orar con el Icono de la Transfiguración del Señor, ORAR CON… El Icono de la Santísima Trinidad de Andrew Rublev [I Parte], ORAR CON… El Icono de la Santísima Trinidad [II PARTE]. En la versión griega, este tipo de icono se llamaba "Glycophilus" (γλυκυφιλουσα) - "Dulce beso. Es tradicional retratar a la Virgen con ropas de dos colores: la maforia de color rojo o cereza , y la túnica, generalmente azul. – Las letras que están junto a la cabeza de María son las iniciales de “Madre de Dios”, en griego. Cambiar ). ¿Qué no estás en mi regazo, en el cruce de mis brazos? Tiene tres estrellas, una en la cabeza y dos en los hombros, signo de  su virginidad antes, durante y después del parto, así como de la Santísima Trinidad que la habita. Palabra de Vida, Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. La ternura de la Madre de Dios (Eleúsa) ... En estos iconos, la Virgen es representada cubriendo con su manto a sus hijos o intercediendo por ellos, entre el Cielo y la tierra. Cuentan que fue el arzobispo Francis Stafford, en 1991, el que solicitó al Vaticano un día de fiesta dedicado a Nuestra Señora del Nuevo Adviento para la archidiócesis de Denver. Ahora detente a ver la imagen, luego contémplala en actitud orante y finalmente gústala en tu interior, con la certeza de que contiene un mensaje de Dios para ti. Cuida su vida, ilumina su inteligencia, fortalece su espíritu, defiéndelo de las calumnias y de la maldad. Texto espirituales,l pps y otros sobre la fe, festividades, santos, biblia etc. La mirada de la Virgen se vuelca en el espectador porque él también está llamado a ser “madre” de Cristo, recibiéndole en su corazón: “mi madre y mis hermanos son estos, los que escuchan la palabra de Dios y la  cumplen” (Jn 8, 22). Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. – Las manos de María: En el centro del icono está la mano izquierda de la Virgen indicando a Jesús. La Trinidad, simbolizada en la composición triangular del icono, es insinuada también por el manto que cubre todo el cuerpo de la Virgen y da expresión plástica al anuncio del ángel: “el Espíritu Santo vendrá sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra”, (Lc 1, 35). – El rostro de María: Destaca la dulzura, la ternura y la intimidad que caracterizan el encuentro personal de la Virgen María y de Jesús y el modo en que María “conservaba todas esas cosas meditándolas en su corazón” (cfr. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. Las palabras interpelan el oído, la imagen se dirige a la vista. Pero de vez en cuando podemos ver a la Madre de Dios, vestida de maforia azul, color de la pureza. El iconógrafo reprodujo sólo la característica iconográfica principal de este tipo de imagen, pero, al repensar la imagen de la Virgen con su Hijo, el antiguo artista ruso hizo cambios en sus iconos y creó nuevas imágenes del mismo misterio, no menos veneradas. Hoy por casualidad he descubierto una advocación de la virgen que no conocía y que me gustaría compartir con todos ustedes. ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?, como dice la Escritura: Por tu causa somos muertos todo el día; tratados como ovejas destinadas al matadero. ¿De quién procede toda belleza? Así como la lectura de los libros materiales permite la comprensión de la palabra viva del Señor, del mismo modo el icono permite acceder, a través de la vista, a los misterios de la salvación". un servicio, apasionado y gratuito, que se ofrece exclusivamente para uso privado, a todos los cristianos que toman en serio su Fe. El orante ante el icono mira a Cristo y se deja mirar por Él, busca a Dios en silencio contemplativo y se deja encontrar, escucha e interioriza la Palabra… no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, ¿Por ventura aun tienes necesidad de cosa otra alguna?” (Nican Mopohua). Santa Mónica, Patrona de las madres cristianas. Lc. En algunos iconos de la tradición bizantina la Virgen aparece dándole al Niño un rollo con el texto de una profecía mesiánica, dando a quien es el Verbo de Dios la Palabra revelada. Creo firmemente que por medio de él tú nos gobiernas, enseñas y santificas, y bajo su cayado formamos la verdadera Iglesia: una, santa, católica y apostólica. 2,19), El rostro de María refleja el peso del sufrimiento que lleva dentro: “Una espada te atravesará el alma” (Lc 2,34-35) y adopta una actitud de abandono, dejando que su hijo la abrace, abarcándola por completo. Ante la respuesta amorosa de su Hijo, contemplamos a la Virgen María gustando en su interior el Salmo 17,8: “Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas.”.
2020 icono virgen de la ternura explicacion